Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tribunal interroga esta semana a 61 testigos, entre ellos varios exaltos cargos del Estado

El tribunal encargado de juzgar a los 17 acusados del caso Nóos por un presunto desvío de más de seis millones de euros de las Administraciones públicas interrogará entre este martes y el viernes a un total de 61 testigos, entre quienes se encuentran varios exaltos cargos estatales, de la Generalitat de Catalunya y diversos empresarios.
Entre los declarantes citados para este martes se encuentran los expresidentes del Valencia CF Juan Bautista Soler y Vicente Soriano; la exconsellera catalana de Salud Marina Geli; el de Universitat de la Generalitat Manuel Balcells, y Estanislao Alonso Mayo, exdirector general de Inmigración.
Ya el miércoles serán interpelados Albert Soler, exsecretario de Estado para el Deporte, así como Domingo Díaz de Mera, constructor y expresidente de la Liga Profesional de Balonmano. Según las pesquisas, el Instituto Nóos percibió de la empresa Global Consulting, perteneciente a Díaz de Mera, 300.000 euros en 2007.
El jueves será el turno de Eugenio Calabuig, expresidente de Aguas de Valencia (Agval). Tal y como consta en un escrito de la Fiscalía Anticorrupción incorporado a la causa, Iñaki Urdangarin cobró 140.000 euros en una cuenta corriente domiciliada en Suiza por la búsqueda de inversores en favor de Inversiones Financieras Aguas de Valencia (AGVAL), servicios por los que inicialmente pactó percibir 125.000 euros trimestrales junto a su colaborador José María Treviño, trabajos que finalmente no fructificaron.
La acusación pública señala que fue a principios de 2008 cuando Urdangarin se puso en contacto con Calabuig para impulsar estos proyectos, por los que finalmente la mercantil abonó tres facturas por un total de 375.000 euros.
Según el Ministerio Público, a efectos de mantener la opacidad de las transacciones, el colaborador de Urdangarin utilizó los servicios del testaferro Robert Cockx, quien para ello cedió una empresa fiduciaria de su propiedad, Alternative General Services, domiciliada en Irlanda y cuya cuenta corriente estaba radicada en Laussane (Suiza). El supuesto hombre de paja habría cobrado un 5 por ciento de las operaciones a cambio de figurar en las mismas.
Así, el contrato entre Urdangarin y Treviño con Calabuig fue suscrito formalmente por Cockx en representación de Alternative General Services, todo ello por la búsqueda y localización de proyectos de inversión que finalmente no fructificaron. Este hecho motivó la rescisión del acuerdo rubricado.
EL PRESUNTO TESTAFERRO ROBERT COCKX, NO LOCALIZADO
El viernes está citado el propio Cockx, quien estuvo imputado en la causa y que no ha sido localizado para su citación en el juicio.
Esa misma jornada han sido emplazados también Consol Castillo, concejala de Compromís del Ayuntamiento de Valencia; Bernardo Antonio Salvá, exsíndic de Comptes de Baleares; José Luis Sáez, expresidente de la Federación Española de Baloncesto; el empresario hotelero Antonio Catalán; David Villaverde Page, alto cargo del Ministerio de Presidencia, y Oscar Graefenhain de Codes, exdirector general de Deportes estatal.