Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los tripulantes del "Alakrana" confirman que están "bien" a través de un e-mail

El capitán de la embarcación Alakrana, que ha sido secuestrada por piratas somalíes en aguas del Índico, ha enviado un correo electrónico a la empresa armadora en el que asegura que la tripulación se encuentra "bien", según explicó la hija del patrón del buque, Cristina Blach en Baiona (Pontevedra). Mientras tanto, los familiares informaron de que las condiciones de trabajo son "lamentables" y por ello "algo deberían hacer". Defensa ha asegurado que no hay "ningún elemento que produzca alarma".
La empresa armadora del buque Alakrana, secuestrado este viernes a 400 millas de la costa de Somalia, después de que en su interior se avistaran dos personas armadas con rifles, recibió al mediodía un e-mail en el que el capitán de la embarcación, Ricardo Blanch, aseguraba que la tripulación se encontraba "bien". No obstante, solicitaba que no se respondiera a ese correo electrónico.
La hija del capitán, Cristina Blanch, periodista de TVE en Asturias y que se ha desplazado hasta Baiona tras conocer la noticia, afirmó que "lo importante es que estén bien, nos daba un poco de miedo que al subir los piratas pudiera haber salido alguien herido". Así, explicó que por ahora toda la información la reciben por parte de la empresa, que, a su vez, es la que se comunica con el Ministerio de Defensa.
En referencia a la posibilidad de que los piratas hayan solicitado un rescate, declaró que la familia no sabe nada y que los únicos acontecimientos de los que tienen constancia es que este viernes por la mañana el buque activó la señal de socorro y se cortaron las comunicaciones que la nave tenía con la empresa.
"Condiciones lamentables"
Cristina Blach explicó que su padre, de 59 años, estaba pensando en jubilarse, por lo que estimó que ahora sí lo hará. "En cuanto acabe esto, que venga para casa y ya", explicó. La joven afirmó que todos los que faenan en ese área "tienen miedo" ya que "trabajan en condiciones lamentables" y donde "todo está lleno de piratas". Así, destacó que "antes había una zona", pero ahora "salen".
Según destacó, los marineros "viven con eso y saben que puede pasar" que les secuestren el barco, por lo que, según indicó, están "todo el día pendientes del radar" y se preocupan cuando encuentran algo sospechoso. "Les está pasando a todos y no sé cuál es la solución, pero algo deberían hacer", aseveró ante las puertas de la casa donde vive su padre, en la zona de Baíña, en Baiona, al tiempo que manifestó que "trabajar en el mar ya es duro y esas no son condiciones normales". No obstante, advirtió de que el problema no se resuelve haciendo que los buques pesquen agrupados, ya que "entonces no pescan".
Finalmente, recordó que el Alakrana ya sufrió un intento de secuestro, sólo que en aquella ocasión tenía las redes recogidas y pudo huir. "Ellos escaparon porque no tenían la red largada, esta vez tenían la red largada y no les dio tiempo".
No hay "ningún elemento que produzca alarma"
El secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, ha explicado que desde el primer momento Defensa dispone de información visual del barco por medios aéreos y ha garantizado que el pesquero está perfectamente localizado y hay un seguimiento permanente de su rumbo.
Ha asegurado que está en estrecho contacto con las asociaciones de armadores y con el armador del buque y que "no le consta que haya tenido ningún contacto con los secuestradores, pero en algún momento se producirá".