Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vehículo sospechoso hallado en Nueva Jersey no contenía ninguna bomba

El pasado primero de mayo las autoridades de Nueva York descubrieron un vehículo que había sido preparado con la intención de que explotara en plena plaza de Times Square. Registro del operativo policial ese día en Nueva York. EFE/Archivotelecinco.es
Las autoridades de Newark, la mayor ciudad del estado de Nueva Jersey, confirmaron hoy que el vehículo sospechoso que encontraron estacionado junto a un paso a nivel no contenía bomba alguna, por lo que todo ha quedado en una falsa alarma.
Horas antes, se habían ayudado de dos robots para inspeccionar el vehículo, un Dodge Omni de 1998, en cuyo interior se podían ver cables y dos contenedores de gasolina.
El automóvil estaba aparcado junto a un paso ferroviario elevado, por lo que se interrumpió temporalmente el tráfico por ese tramo de la carretera, aunque el tránsito de trenes no se vio afectado.
Esta falsa alarma ha tenido lugar el mismo día en que un pasajero, identificado por el blog local de The Wall Street Journal como Antonio Almonte, de 30 años, salió huyendo después de que la seguridad del aeropuerto neoyorquino de JFK detectara que llevaba una pistola en el equipaje de mano.
Poco después, su abogado llamó a las autoridades para acordar su entrega voluntaria.
El pasado 1 de mayo se descubrió en Nueva York un vehículo que había sido preparado con la intención de que explotara en plena plaza de Times Square por Faisal Shahzad, un estadounidense de 30 años que unos días después fue detenido cuando se encontraba en un avión para abandonar el país.
Dos meses después, el 4 de julio, día de la fiesta nacional de EE.UU., se evacuó una terminal del JFK al recibirse la llamada de una persona que decía que había una bomba en el aeropuerto, algo que finalmente resultó ser también una falsa alarma.