Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vicepresidente encargado de Defensa de Venezuela llama "siniestro" a Santos

El vicepresidente de Venezuela, Ramón Carrizález, dijo hoy al recibir el mando interino del ministerio de Defensa, que el titular de esa misma cartera en Colombia, Juan Manuel Santos, es un "personaje siniestro" de "infinita arrogancia".
"Hemos observado cómo un personaje perteneciente a un Gobierno, un personaje siniestro, con infinita arrogancia, con proyectos que se aprecian personales, pasando por encima de los acuerdos de su Gobierno, se da el lujo de amenazar a sus vecinos", dijo al tomar posesión del cargo ministerial castrense.
"Las amenazas sobre nuestro país son reales. Se pretende imponer una doctrina imperialista de proyectar y aplicar el poder militar más allá de las fronteras", añadió Carrizález sin nombrar explícitamente a Santos.
El vicepresidente hizo estas declaraciones en referencia a las recientes afirmaciones del ministro Santos, sobre el supuesto derecho de los países a realizar operaciones contra terroristas más allá de las fronteras nacionales.
Ello ya fue repudiado oficialmente esta semana por Venezuela y Ecuador y ayer llevó al presidente colombiano, Álvaro Uribe, a hacerle un llamado de atención a Santos y a recordarle que los temas de política exterior de ese país son competencia de la cancillería.
"Aquí tenemos que dejar claro que nosotros no somos amedrentables, que nosotros predicamos y practicamos una doctrina de paz, pero defenderemos este territorio con la vida", añadió el vicepresidente y ministro venezolano de Defensa.
Ayer, el pleno del Parlamento venezolano se sumó al rechazo que el Gobierno del presidente Hugo Chávez expresó a las declaraciones de Santos, consideradas como "una amenaza a la estabilidad y soberanía de los países de la región".
El acuerdo de la unicameral Asamblea Nacional (AN) de Venezuela subraya su rechazo "enérgico" a esas declaraciones por constituir "una agresión a las relaciones de convivencia y respeto que deben imperar en los países de la región".