Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La viuda de la última víctima de los GAL no ve "ningún cambio" en el comunicado y pide no olvidar a las víctimas

La viuda de Juan Carlos Goena, última víctima de los GAL e integrante de la lista del PP al Congreso por Guipúzcoa, Laura Martín, ha asegurado este lunes que no ve "ningún cambio" en el comunicado emitido por ETA el pasado jueves en el que anunció el "cese definitivo" de su actividad armada, al tiempo que ha pedido no olvidar nunca a las víctimas.
En una entrevista en ABC Radio, recogida por Europa Press, Martín ha indicado que ve "mucha euforia por todos los lados", pero en realidad, "hay una desolación total". "Lo que esperamos de ETA es su disolución, que entreguen las armas, que hagan un reconocimiento del daño causado y colaboren con la justicia y no veo ningún cambio en este comunicado", ha denunciado.
En este sentido, ha añadido que cuando ETA da una noticia, "es mejor que sea por medio de un comunicado que por medio de un tiro en la nuca o por una bomba". Sin embargo, ha confesado que lo que le dejó "totalmente hundida" fue su grito de guerra del final.
Con respecto al apoyo político recibido, Martín ha manifestado que se ha sentido "muy arropada por el PP" porque siempre ha sentido su "apoyo moral". Ahora, con la entrada de Bildu en las instituciones, la viuda de la última víctima de los GAL ha indicado que su inclusión en las listas del Congreso es un "gesto simbólico" a las víctimas del terrorismo.
NO A LA IMPUNIDAD
Laura Martín ha abogado por "un no rotundo a la impunidad" y, de esta forma, ha recordado que "no se puede olvidar lo inolvidable". Es por ello que "hay que tener muy presente a las victimas del terrorismo".
Su marido fue asesinado el 24 de julio de 1987 en Hendaya cuando un comando de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) colocó una bomba debajo de su vehículo. Este atentado lo convirtió en la víctima número 27 de la guerra sucia contra ETA.
Preguntada acerca sobre un posible perdón a quienes asesinaron a su marido, ha expresado que quiere un "reconocimiento público de lo que ocurrió". "Quiero conocer la verdad, cada víctima es un mundo, un proceso que habría que vivirlo". De momento, las investigaciones que giran en torno al asesinato de su marido "están totalmente paradas" porque "no hay ninguna novedad".