Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez cita este viernes a los cuñados procesados por intercambiar a sus hijas para abusar de ellas

El Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla ha citado este próximo viernes día 28 de octubre para su participación en la denominada declaración indagatoria a dos hombres, cuñados entre sí, procesados por abusar sexualmente de sus cuatro hijas o sobrinas menores de edad, a las que se intercambiaban para llevar a cabo estos actos en la barriada de Los Pajaritos de la capital hispalense, en un caso por el que también han sido procesadas las madres de las víctimas, un tío y un amigo de la familia.
En este sentido, fuentes del caso han informado a Europa Press de que las seis personas procesadas en esta causa han sido citados por el juez instructor para esta declaración indagatoria, que se celebrará a partir de las 12,00 horas del próximo viernes y donde se les dará a conocer el auto de procesamiento dictado el pasado día 28 de julio.
En el auto de procesamiento, el Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla procesa a estas seis personas por un presunto delito continuado de abuso y agresión sexual, corrupción de menores y abandono de familia, y les impone además el pago de una fianza de 100.000 euros, según han apuntado las mismas fuentes consultadas.
De esta manera, el Juzgado procesa a los dos padres, que se encuentran en libertad provisional después de permanecer en prisión durante un periodo de ocho meses; en concreto imputa a A.M. haber abusado de dos de sus sobrinas, y a J.M.P. haber abusado de sus tres hijas y de una sobrina --hija del otro imputado--, mientras que a un tío lo procesa por abusar de dos de sus sobrinas.
LAS MADRES DE LAS MENORES "FACILITARON" LOS ENCUENTROS
Los hechos ocurrieron cuando las menores tenían entre seis y ocho años y los abusos fueron descubiertos en 2008, cuando los profesores de las niñas detectaron indicios de abusos, tras todo lo cual las menores fueron sometidas a distintos exámenes médicos que detectaron lesiones recientes provocadas supuestamente por agresiones sexuales.
Asimismo, y según han apuntado las mismas fuentes consultadas por Europa Press, las madres de las pequeñas han sido procesadas porque, según entiende el Juzgado, conocían los hechos e incluso habrían facilitado los encuentros al objeto de que se perpetraran los referidos abusos sexuales en sus propios domicilios.