Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una docena de personas vinculadas al mundo de la Cultura y de IU piden el voto para Llamazares en un acto en Madrid

Algunos de los firmantes, como Sabina, formaron parte del grupo de la ceja que apoyó a Zapatero en las elecciones generales de 2008
Una docena de personalidades vinculadas al mundo de la Cultura y de Izquierda Unida (IU) se ha reunido este miércoles en Madrid para ofrecer un homenaje y pedir el apoyo en las elecciones al candidato a diputado por Asturias Gaspar Llamazares.
Cayo Lara, Alberto San Juan, Carlos Berzosa, Joan Herrera (ICV), Juan Diego, Luis García Montero o Almudena Grandes han sido algunos de los firmantes del manifiesto 'Si viviera en Asturias, votaría a Gaspar Llamazares', entre los que también se cuentan Pilar Bardem, José Sacristán o Joaquín Sabina. Éste último fue parte integrante del grupo de artistas que acuñó el gesto de la ceja como muestra de apoyo a José Luis Rodríguez Zapatero en 2008.
Por su parte, el que ha sido portavoz de IU en el Congreso durante la IX legislatura, Gaspar Llamazares, ha agradecido el apoyo recibido y ha asegurado que lo que le ha llevado a tomar la decisión de volver a presentarse como candidato en las listas al Congreso es el hecho de que, ante las diversas crisis que está experimentando España, tanto a nivel social, como a nivel económico y político, la sociedad ha mostrado "resistencia" y no "pasividad".
"Lo que me ha decidido a volver a presentarme es que hay resistencia y es que ante esa crisis no ha habido pasividad, sino respuestas: la respuesta del 15-M, la respuesta de los sindicatos, la respuesta de la izquierda", ha dicho, al tiempo que ha destacado que, aunque "quizá" no hayan sido respuestas "a la altura de las circunstancias", al menos ha habido un movimiento civil que ha estado ahí.
Para el dirigente de IU, la labor emprendida durante estos cuatro años en el Parlamento ha sido correcta, pero "muy dura", ya que ha sido "una legislatura de frontón", en la que los partidos minoritarios como IU sólo han podido "devolver la pelota a diferentes velocidades".
"Nos gustaría haber podido llegar a acuerdos, pero no nos lo han permitido. Han ido con otros, están con otros y, desgraciadamente, por eso van a sufrir una fuerte sanción electoral", ha apuntado en una clara referencia al PSOE, del que ha criticado su giro hacia posiciones neoliberales.
En cualquier caso, Llamazares ha considerado que, personalmente, ha estado a buena altura y representado bien a sus votantes. "Pienso que lo he hecho relativamente bien en el Congreso y creo que cuento con el apoyo de mi organización" tanto en Madrid como en Asturias, ha explicado al defender su candidatura para esta legislatura.
UNA RECONSTRUCCIÓN ORGÁNICA DE LA IZQUIERDA
No obstante, a este respecto, ha fijado la reconstrucción de la izquierda como el "mayor reto" para los próximos cuatro años. "Creo que después de estas elecciones hay muchos retos pendientes, pero el mayor es la reconstrucción de la izquierda. No del ideario, ni de los valores de la izquierda, sino una reconstrucción orgánica y programática de la izquierda", ha matizado.
Según Llamazares, se ha "perdido demasiado tiempo" y eso "no se puede permitir". "Mejor hubiera sido antes de las elecciones, pero tendrá que ser después de las elecciones", ha valorado, al tiempo que ha señalado la importancia de seguir aprendiendo del entorno, sobre todo de la horizontalidad y amabilidad del Movimiento del 15-M.
En este sentido, el candidato de IU ha resaltado la necesidad de no perder más terreno y de mantener los lazos con el mundo de la cultura y la sociedad civil, al que ha considerado "el último puente" entre los ciudadanos y la política que queda en manos de la izquierda y de posiciones críticas.