Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La viuda de Puelles: "Cuando acabemos con ellos, entonces se vivirá bien"

Han pasado cuatro días desde que ETA le arrebató a su marido, cuatro días en los que esta mujer, Francisca Hernández, viuda del inspector de policía Eduardo Puelles intenta recuperar una normalidad que nunca volverá a ser la misma...
"Es duro, pero tengo a mi marido conmigo y a mis hijos y eso es lo más grande" asegura Paqui, como la conocen sus vecinos, los mismos que aún hoy se acercan a ella para darle el pésame, para decirle que sienten mucho lo ocurrido: "gente como ellos son los que me van a dar fuerza".
Porque esta mujer menuda, de una fuerza desgarradora, que no ha querido derramar una lágrima en público para no darle gusto a los asesinos de su marido, dice que Euskadi es un buen lugar para vivir "aquí se puede vivir muy bien sin la gente que mata porque hay gente decente, gente honrada y gente muy buena y se puede vivir muy bien porque es un sitio precioso, pero sin esa gente. Cuando acabemos con ellos, entonces se vivirá bien".
El azar quiso que Paqui no fuese ese día en el coche con su marido. Habitualmente, él la acercaba hasta un bar cercano en el que ella quedaba con una amiga para ir de compras. Pero el pasado viernes no se vieron. "No era mi momento, nada más".
Paqui y sus dos hijos, Rubén y Asier, han asistido al homenaje que el Parlamento vasco ha hecho a su marido, un homenaje en el que ha hablado Josu Puelles, el hermano de Eduardo, agente de la Ertzaintza.