Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de los cuatro yihadistas detenidos trabajaba en una empresa de cazatalentos en Madrid

La Guardia Civil incauta numeroso material informático en los registros, incluyendo vídeos elaborados por el Estado Islámico
Uno de los cuatro presuntos yihadistas detenidos este martes en Madrid trabajaba en una empresa dedicada a cazar talentos. Su despacho ha sido registrada por los agentes de la Guardia Civil, han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.
Estas mismas fuentes han precisado que la empresa se llama Lee Hecht Harrison, una multinacional con sede en España, concretamente en la calle General Perón, número 38, en el edificio Masters 1, en el corazón financiero de la capital.
Los investigadores desvinculan a esta firma de las actividades del sospechoso, de nacionalidad marroquí, e insisten en que lo que se ha registrado es sólo el puesto de trabajo del detenido. Las fuentes consultadas le conceden un liderazgo sobre los otros tres arrestados. Están acusados de realizar labores de captación yihadista.
Son tres marroquíes y un español que han sido detenidos en las localidades madrileñas de Pinto y Ciempozuelos. Entre ellos había además un carnicero y los otros dos estaban en paro. Se conocían entre ellos por consumir y compartir material yihadista en Internet.
SELECCIONABAN LOS PERFILES MÁS FANÁTICOS
Formaban una célula que realizaba labores de proselitismo en la red. Al entrar en contacto con otras personas, seleccionaban los perfiles más permeables y fanatizados y les ponían en contacto con otras células más radicalizadas en las que se les instruía y se les facilitaba logística para viajar a lugares en conflicto.
Los agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil han registrado también sus domicilios. En ellos se han incautado de numeroso material informático que va a ser analizado en profundidad, si bien las mismas fuentes avanzan que entre los vídeos que consumían y compartían hay contenidos producidos directamente por el Estado Islámico.
Los expertos hacen hincapié en la importancia de encontrar producciones realizadas por las plataformas habituales de DAESH y no vídeos y contenidos más genéricos porque de ese modo es más evidente mantener la acusación en los tribunales.