Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un negocio de peso

Los españoles gastamos una media de 60 euros al mes en adelgazar. Faltan dos meses para la llegada del verano e intentamos perder esos kilos de más que no hemos perdido en todo el año. Es lo que se ha bautizado como "Operación Bikini". Un momento que aprovechan numerosas empresas para vender esos productos milagrosos capaces de transformar tu cuerpo en poco tiempo.
Internet se ha convertido en un escaparate perfecto para mostrar este tipo de productos y dietas en las que no hay ningún control médico. El bombardeo en la red es exagerado: promesas y esperanzas de conseguir un cuerpo perfecto que, en ocasiones, tiene efectos negativos para la salud.
Es el caso de la mujer que aparece en el reportaje. Su obsesión por adelgazar le llevó a tomar unas pastillas de dudosa procedencia y sin ningún control médico.
Pastillas que contenían un componente anfetamínico y estractos de hormonas tiroideas. Su salud se vió en peligro. Asociaciones de obesos como www.obesos.org denuncian también la impunidad con la que algunas empresas venden sus productos adelgazantes.
Cualquiera puede trabajar en estas compañías. No se necesita experiencia previa ni formación y se aconseja alegremente la toma de comprimidos, batidos, etc con el propósito de adelgazar.
Aunque se ha dicho muchas veces, no está de más recordar que la única forma de perder esos kilos que nos sobran es con una alimentación equilibrada y ejercicio físico.