Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los nuevos pechos de Amy Winehouse le juegan una mala pasada

Amy Winehouse el pasado octubre cuando mostró a la prensa sus nuevos pechos, recién operados.telecinco.es
La alegría duró poco en casa de Amy Winehouse. El supuesto resfriado por el que la cantante fue hospitalizada hace unos días era en realidad un pequeño desperfecto en sus recién estrenados implantes de pecho. Amy, que últimamente le ha cogido el gusto a pasar por el quirófano, acudió a una clínica tras ver cómo salía un líquido "horrible" de uno de sus pechos.
Al principio de esta semana supimos que Amy había tenido que ingresar de urgencia en una clínica de la capital del Reino Unido a causa de un resfriado.
Al parecer, Amy había ingerido una serie de medicamentos que le ocasionaron una reacción adversa, por lo que el médico que la visitó en casa recomendó su ingreso en un hospital.
Sin embargo, Mitch, el padre de la cantante de Rehab, ha revelado que el ingreso se produjo por un problema en uno de sus pechos.
"No se trataba de un resfriado. Ella está bien, sólo tenía un pequeño agujero o algo parecido" en uno de los implantes que se colocó el pasado mes de octubre.
Una amiga de la cantante ha explicado al diario británico Daily Mirror cómo Amy advirtió que algo no iba bien.
"Vio como una sustancia le supuraba a través de su top. Se empezó a preocupar mucho al ver que el líquido que brotaba era algo horrible".
La diva del soul  ya tuvo problemas con sus implantes poco después de haberse sometido a la cirugía, aunque finalmente quedó en un susto, los testigos aseguraban que Amy gritaba como una posesa: "mis tetas me están matando".