Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En la oficina, tratamientos antiestrés solo para valientes

 

 Uno de estos consiste en cubrir a uno de los empleados con una frazada impregnada en aceite, al que después se le prende fuego y uno se queda como un solomillo a la plancha. Li Chanling explica que para que haga efecto debe hacerse al menos tres veces por semana. ¡Si te atreves, claro! Tranquiliza a los más asustadizos: "Parece peligroso, pero es inofensivo cuando se realiza adecuadamente. La acupuntura también se aplica en esta oficina alternativa de Beijing. Solo que las agujas se aplican con bolas en llamas para que el calor se transmita actúe sobre los puntos de presión del nervio. Esto, es como la publicidad que sale en la tele: "No trate de reproducirlo en casa sin la presencia de especialistas."