Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 12% de los casos de osteoporosis se dan en hombres mayores de 70 años y sus fracturas son "más graves"

El 12 por ciento de los casos de osteoporosis se dan en hombres y sus fracturas son "más graves", según ha informado a Europa Press la presidenta de la Asociación Española Contra la Osteoporosis (AECOS), Carmen Sánchez, tras la celebración del taller 'Siéntelo en tus huesos', organizado con motivo de la Semana de la osteoporosis.
"El hombre también puede tener osteoporosis y, aunque lo suele padecer más tarde, las fracturas son más graves que las de las mujeres", ha comentado Sánchez, para explicar que, por ello, se ha puesto en marcha este taller con el fin de concienciar sobre esta enfermedad y, al mismo tiempo, mostrar las dificultades de movilidad de quienes la padecen.
Y es que, los pacientes con osteoporosis se pueden sentir limitados a la hora de realizar actividades de la vida cotidiana como, por ejemplo, alzar el brazo para coger un objeto, abrocharse los zapatos, planchar la ropa, subir una escaleras o, incluso, recoger un objeto del suelo.
Esta enfermedad, que afecta especialmente a las mujeres --2,5 millones de españolas la padecen--, se caracteriza por la disminución de la masa ósea que conduce a la fragilidad del hueso, con un consecuente incremento del riesgo de fracturas. En concreto, a partir de los 50 años afecta a alrededor del 30 por ciento de las mujeres y a un 8 por ciento de los hombres, y a partir de los 70 años a un 52 por ciento de mujeres y a un 12 por ciento de hombres.
El principal problema de la osteoporosis son las fracturas ya que, tal y como ha señalado Sánchez, sólo un tercio de los pacientes que se rompen la cadera tienen una vida normal, mientras que el resto ven limitada su calidad funcional para el resto de su vida.
Por este motivo, y con el objetivo de prevenir el desgaste de los huesos que produce esta patología, es necesario educar desde las edades más tempranas en la importancia de consumir calcio y concienciar a la población adulta sobre la necesidad de adoptar hábitos de vida saludables para evitar perder masa ósea en la vejez, especialmente en la menopausia en el caso de las mujeres.
Entre estos hábitos, la presidenta de AECOS ha destacado la práctica regular de ejercicio físico, la ingesta de leche, yogures y quesos. "Aunque ya se tenga una cierta edad hay que seguir tomando calcio para intentar mantener la masa ósea", ha zanjado.