Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de cada diez pacientes con psoriasis ha tenido que abandonar su puesto de trabajo o ha sido despedido

Uno de cada diez pacientes que padece psoriasis ha tenido que abandonar su puesto de trabajo o ha sido despedido por su enfermedad, según ha revelado un estudio entre pacientes con psoriasis que evalúa el impacto de la psoriasis en la calidad de vida de los pacientes.
Además, para el 5 por ciento de los pacientes los problemas laborales son la consecuencia principal de su enfermedad, mientras que el 7 por ciento sitúa el aspecto laboral en segundo lugar y el 9 por ciento de los encuestados en tercer lugar. También el 20 por ciento de los pacientes cree que ha tenido posibilidades de ser promocionado en su trabajo como consecuencia de su psoriasis.
El vicepresidente de Acción Psoriasis, Javier Garrido, ha señalado que "muchos creen que están en inferioridad de condiciones con respecto a sus compañeros por su enfermedad" y, por ello, considera necesario que entre todos se cree una "conciencia sobre esta enfermedad en la sociedad".
Por último, en el ámbito académico los pacientes también han admitido encontrarse con limitaciones. Así, más del 30 por ciento de los encuestados asegura que esta patología les ha "afectado negativamente cuando estudiaban" y, consecuentemente, casi el 42 por ciento de ellos reconoce que la psoriasis le ha "impedido realizar los estudios universitarios que deseaba".
Según Acción Psoriasis, estos datos manifiestan que "el impacto de la psoriasis en la vida de los pacientes es elevado, ya que se trata de una enfermedad crónica e incapacitante, no sólo por la comorbilidades asociadas, sino también por cómo afecta al desarrollo de la vida diaria" y que la mayor parte de los pacientes reconoce que su enfermedad "tiene consecuencias a nivel laboral".