Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tras los pasos de Italia y Francia

Italia, favorita al título.telecinco.es
La Eurocopa 2008 de Austria y Suiza arranca este sábado con dos grandes candidatas al título, las finalistas del pasado Mundial, Italia y Francia, que, además, compartieron grupo en la fase de clasificación y volverán a repetir duelo en la primera fase de esta cita. España buscará romper la 'maldición' de cuartos y repetir la hazaña de 1964.
Ambas se han convertido en protagonistas del panorama internacional en los últimos años y después de que Francia se llevara la Eurocopa de 2000 ante los transalpinos, éstos se tomaron la revancha en la cita de 2006 en Alemania.
Las dos encabezan las opciones para evitar que se produzca otra gran sorpresa como en 2004, cuando Grecia se hizo inesperadamente con el título y que ha vuelto a mostrarse sólida en esta fase de clasificación después de su ausencia en el último Mundial.
También parten con el cartel de favoritas: Alemania -la selección más laureada en la historia de la Eurocopa con tres títulos-, Holanda -que sueña con repetir el título de 1988 y dar la campanada en el 'grupo de la muerte'-.
Habrá que estar atento a las posibles sorpresas y revelaciones como fuera en su día Dinamarca (1992) o la propia Grecia.
La siempre sorprendente República Checa o la sempiterna promesa España, parten en el segundo grupo de candidatos al entorchado, sin olvidar a los anfitriones Austria y Suiza, a los que su condición puede 'transformar'.
A partir del sábado con el estreno de Suiza ante la República Checa, y posteriormente de Portugal ante Turquía, los mejores combinados del Viejo Continente -con la ausencia de Inglaterra- pelearán por el reinado continental, un trono que España no quiere mirar de lejos una vez más.