Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pelea por la memoria histórica se recrudece en Madrid

A las 9 de la mañana el Ayuntamiento de Madrid ya había repuesto la placa de la discordia, la que recordaba el fusilamiento de ocho monjas carmelitas en el cementerio de Carabanchel. Reconocen que fue un errror. Ahora falta saber qué pasará con el momumento al alférez provisional y con otra placa dedicada a José García Vara, ya retiradas. Están en un almacén del Ayuntamiento. El PP exige su restitución. Si no, denunciarán al Consistorio porque consideran que los ha quitado sin el permiso de Patrimonio de la Comunidad de Madrid. Mientras tanto, el Ayuntamiento no aclara su posición. Ayer la concejal de Cultura, Celia Mayer, defendía que al no ser bienes de interes cultural los pueden retirar sin permiso. Hoy no dicen nada porque sus servicios jurídicos estudian qué hacer.