Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un penalti condena a la anfitriona

Croacia venció de penalti. Foto: EFEtelecinco.es
Austria sufrió la misma suerte que la co anfitriona Suiza corrió contra la República Checa, y perdió inmerecidamente por 0-1 gol contra una Croacia que, si bien dominó la primera mitad, se hundió ante unos austríacos que demostraron que pueden jugar al fútbol.
Una falta de Aufhauser sobre Olic en el minuto 3, castigada con la pena máxima por el árbitro holandés Pieter Vink elevó el 0 a 1 en el marcador.
Luka Modric, la joven estrella croata, no perdonó y lanzó un balón bajo por el centro que el arquero austríaco no pudo atajar. Como propina, Pogatetz se llevó una cartulina amarilla por protestar la decisión del colegiado.
El temprano revés dejó a los pupilos de Hickersberger noqueados. Croacia se lanzó al ataque con pases largos y mucha rapidez de movimientos que llevaba una y otra vez a los delanteros Petric y Olic peligrosamente cerca de la portería de Macho.
Por su parte, los locales perdieron la visión de juego y entraron en un mutismo sólo roto por algún disparo alejado. La salida al campo del héroe austríaco Ivica Vastic, de origen croata, hundió el estadio en gritos de entusiasmo y animó la distribución de juego de los austríacos desde el centro del campo.
Korkmaz, en sustitución de Gercaliu, apretó aún más tuercas a los croatas, replegados en su área, pero sin lograr el tanto del empate. Austria lo intentó con ganas, y Vastic, convertido en corazón de los austríacos hizo que el portero croata se empleara a fondo dos veces en dos minutos.
Los hombres de Slaven Bilic no daban abasto para detener a una Austria crecida y hambrienta de gol y los croatas recurrieron a perder tiempo para tratar de salvar su precaria victoria.
Al final, Austria pagó por sus pecados y falta de juego en el primer tiempo, pero dejo claro que puede dar una buena imagen como anfitrión del torneo.