Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unas 36.500 personas celebraron el solsticio de verano en Stonehenge

Un grupo de personas se concentra en el conjunto megalítico de Stonehenge para ver el amanecer en la localidad británica de Wiltshire. Miles de ciudadanos han celebrado en este enclave el comienzo del día más largo del año. EFEtelecinco.es
Unas 36.500 personas se congregaron la pasada madrugada en el conjunto megalítico de Stonehenge (suroeste de Inglaterra) para celebrar el solsticio de verano, informó hoy English Heritage (Patrimonio Nacional), responsable del monumento.
Como en años anteriores, una variopinta multitud -druidas, hippies, devotos del sol y curiosos- se dieron cita ante los enormes bloques de piedras que componen el círculo prehistórico para presenciar los primeros rayos de sol del día más largo del año.
El sol apareció hoy en el horizonte a las 03.58 horas GMT ante los ojos de la muchedumbre, que pasó la noche acampada en Stonehenge y fue la más numerosa que se recuerda en el milenario paraje, según el English Heritage.
Los aparcamientos próximos al monumento se llenaron con 6.500 automóviles dos horas antes de que asomara el sol, mientras que la carretera A303, que pasa cerca de Stonehenge, tuvo que cerrarse dado el gran volumen de tráfico.
"Es agradable ver a mucha gente aquí, porque no hay mejor lugar para aprender sobre nuestra cultura e historia", comentó el druida Jim Saunders, de 33 años y oriundo de Reading (sur inglés).
Asimismo, el festejo transcurrió pacíficamente, confirmó la Policía, que sólo efectuó 25 arrestos por delitos menores relacionados con el consumo de drogas y el desorden público.
El famoso enclave prehistórico, de unos 5.000 años de antigüedad y denominado también "El Templo del Sol", es desde hace varias décadas el lugar elegido para festejar la llegada del verano boreal a Inglaterra.