Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las personas celiacas sufren daños en el sistema digestivo cuando ingieren gluten, pero los sensibles al gluten no

El organismo de las personas celiacas sufre un deterioro cada vez que consumen gluten, tengan o no molestias a consecuencia de ello, mientras que en las personas sensibles al gluten probablemente no padecen daños, aunque sí molestias, que en algunos casos pueden ser graves e incluso invalidantes.
Así lo ha explicado el especialista en Aparato Digestivo de Doctoralia, Luis Miguel Benito, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud Digestiva, el próximo 29 de mayo, y con el fin de explicar las diferentes entre la celiaquía y la sensibilidad al gluten.
En concreto, la enfermedad de la celiaquía, que padecen unas 450.000 personas en España, se caracteriza por una reacción agresiva del sistema inmunológico cuando se consume gluten, una proteína presente en cereales como el trigo y el centeno.
"Esta enfermedad puede presentar distintos síntomas según el paciente (diarrea crónica, anemia o cefalea), aunque en ocasiones éste puede no mostrar ninguno de ellos. Aún así, en ambos casos se presenta un daño a la mucosa intestinal que puede alterar la capacidad de absorción de los nutrientes. Por este motivo, el paciente celiaco no tiene otra opción que prescindir totalmente del gluten, estrictamente y de por vida, pues de lo contrario su intestino se deteriora progresivamente", ha puntualizado.
LOS SENSIBLES AL GLUTEN NO TIENEN UNA DIETA TAN ESTRICTA
Ahora bien, cada vez hay más personas que dejan de consumir gluten alegando que su cuerpo no lo tolera bien y les causa molestias. En este sentido, el doctor Benito ha informado de que "muchas" personas comentan en la consulta que disminuyendo la ingesta de alimentos con gluten se encuentran mucho mejor, pese a no hacer una dieta estricta como la de los celíacos.
"En este caso, las vellosidades de su intestino (las que se encargan de la absorción de los nutrientes) suelen ser normales, pero la ingesta de productos con gluten les enferma, generando diarrea e hinchazón abdominal, entre otros síntomas. Estos son los pacientes que sin ser celíacos presentan sensibilidad o cierto grado de intolerancia al gluten", ha zanjado.