Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 77% de las personas rosácea facial se siente insegura por el aspecto de su piel

El 77 por ciento de las personas que sufren enrojecimiento facial asociado a la rosácea reconocen haberse sentido alguna vez avergonzadas o inseguras por su aspecto, una situación que perjudica al 67 por ciento de ellos en el ámbito social, al 63 por ciento en el trabajo y al 53 por ciento en sus relaciones personales y a la hora de tener una cita.
Estos datos se desprenden la encuesta 'Face Values: Global Perceptions Survey', una investigación basada en los resultados de 6.831 encuestas realizadas entre octubre y noviembre de 2013 en Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, México, Suecia, Dinamarca e Irlanda, con la que se pretende conocer cómo viven estos pacientes.
La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica que provoca la aparición de espinillas y enrojecimiento en zonas del rostro como la frente, la nariz o la barbilla. En España, unos 4,2 millones de personas padecen rosácea, un problema que afecta a cerca del 14 % de la población de entre 18 y 64 años, según datos de 2012.
"La rosácea es una enfermedad crónica, que no tiene cura, pero su diagnóstico es clave, ya que aquellas personas que logran diagnosticar su enfermedad tienen el doble de posibilidades que el resto de mantener el enrojecimiento a raya", afirma la doctora Natalia Jiménez, dermatóloga del Hospital Quirón San José de Madrid y Máster en Dermatología Estética por la Universidad de Alcalá;
Por comunidades autónomas, su prevalencia se sitúa por encima de la media nacional en Asturias (29 %); Cataluña (22 %); Castilla y León (22 %): Baleares (17 %); Comunidad de Madrid (15 %) y País Vasco (15 %). Por debajo están Canarias (14 %); Andalucía (13 %); Comunidad Valenciana (9 %); Castilla La Mancha (8 %) y Aragón (6 %).
Del total de personas con rosácea en España, se estima que el 81 por ciento (3.402.000 personas) no recibe tratamiento, la mayoría del ellos (58 %) por un problema de falta de información sobre esta enfermedad y su tratamiento. Asimismo, solo el 20 por ciento declara estar siguiendo tratamiento o haberlo recibido en el último año, duplicando el porcentaje de mujeres al de hombres tratados.
Una vez identificado el problema, el siguiente paso es reconocer los factores que activan sus síntomas y entre los que se encuentran la exposición solar; determinados alimentos, bebidas y productos cosméticos; el ejercicio o el estrés.
"Aunque no es curable, la rosácea es un problema manejable y tratable a través de una rutina adecuada para el cuidado de la piel, del control de los factores que disparan su aparición y con terapias tópicas, que mejoran el aspecto del rostro", ha explicado Lucía Arroyo, farmacéutica comunitaria, Máster en Atención farmacéutica.
PROGRAMA GLOBAL DE CONCIENCIACIÓN
Los resultados de la 'Face Values: Global Perceptions Survey' salen a la luz en España coincidiendo con la presentación del Programa Global de Concienciación sobre la Rosácea 'Act on Red' ('Planta cara al enrojecimiento'), que pretende animar a las personas que sospechen tener rosácea a que pidan ayuda a su médico para diagnosticar la enfermedad y controlar sus síntomas.
La encuesta destaca que el 12 por ciento de los encuestados padecía enrojecimiento facial asociado a la rosácea y sólo un 1% estaba diagnosticado, las personas con este problema de piel están menos satisfechas con su aspecto físico que el resto (29% de personas con rosácea satisfechas frente al 63% de encuestados sin rosácea).
Ocho de cada diez de esos pacientes (78 %) consideran su enfermedad impredecible y difícil de controlar. Sin embargo, la encuesta revela que los pacientes diagnosticados tienen mayores probabilidades de mantener sus síntomas bajo control (39%) que aquellos aún por diagnosticar (20%), casi el doble. Las personas diagnosticadas tienden a estar más motivadas para deshacerse del enrojecimiento y más abiertas a probar cambios en su estilo de vida o cosméticos.