Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La planificación de una "acción"

Juegan con el factor sorpresa. Con el impacto. Con acciones que entrañan gestos que puedan parecer espontáneos pero, en realidad una acción contundente, suele estar siempre muy milimetrada hasta en sus más pequeños detalles. Asistimos a la organización de una acción de un colectivo antipieles.
Una vez diseñada la idea, la planificación les lleva no menos de dos semanas. Primero buscan abrigos a través de las redes sociales. Después organizan reuniones a las que convocan a todos los participantes.
En esta ocasión quince mujeres se prestan a lucir abrigos de piel para ser apaleadas, literalmente, en la acción en la que un grupo de agresores se las arrancarán.
El objetivo es que al ver ese ejercicio de brutalidad gratuita, las personas que sorprendan la acción en la calle entiendan que de un modo parecido es como les arrancan la piel a los animales para poder comercializar con ellas.
Organiza el colectivo antipieles Anima Naturalis. Denuncian que al día 20 millones de animales mueren en el mundo torturados para extraerles la piel. Denuncian también que para matarlos se utilizan a menudo métodos crueles que les hacen sufrir.
Y por todo ello no han dudado en organizar una acción brutal, agresiva y directa. En las reuniones preparatorias se abordan todos los detalles que llevan aparejada la acción.
Desde el lugar elegido a la actitud a seguir por los activistas, les dicen cómo deben comportarse para no llamar la atención antes del momento previsto. Cómo deben pegar a su víctima y en el caso de ellas, cómo deben caerse y hasta gritar.
Todo se ensaya hasta que queda claro y perfectamente orquestado. El día elegido se citan unas horas antes en la sede de la organización. Ellas se quedan en ropa interior bajo los abrigos pero antes de ponérselos pasan por el baño.
Dos cubetas de agua mezclada con colorante alimentario están listas para cubrirles a todas la piel con este tinte casero que parece sangre.
Con el abrigo puesto, nadie podría sospechar el sanguinolento maquillaje que llevan debajo. A la hora indicada y con todos los actores en sus puestos, la acción arranca. Resulta tan inesperada e impactante como esperaban aunque sólo algunas personas parecen sorprendidas, el resto asimila pronto que se trata de una acción organizada y se limita a hacer fotos.
Los agresores terminan exhibiendo las pieles como trofeos luciendo una camiseta en la que se lee "Piel es Muerte". Ha durado sólo unos minutos pero su impacto queda.

Quieres denunciar una situación o enviarnos alguna sugerencia? Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.