Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No podemos prescindir de instalaciones que funcionan perfectamente"

"España necesita tener energía nuclear y las decisiones deberían ir en este sentido", ha sentenciado María Teresa Domínguez. "Hay que contar con todas las energías posibles, fósiles, nuclear, renovables... y hay que hacerlo de forma beneficiosa para la sociedad", ha añadido. "No podemos prescindir de instalaciones que funcionan perfectamente", ha sentenciado la presidenta del Foro Nuclear. 
Ha apostado por hacer programas de desarrollo que mejoren esas energías y ha recalcado que las energías renovables "nunca pueden suponer el 100% de la energía de un país".
Ha argumentado que para que una red eléctrica funcione para el consumo hay que regular las curvas de demandas, algo que no es posible técnicamente todavía. Para lograrlo, considera que no hay que escatimar en adquirir tecnologías para que todo esto se vaya regulando.
"Para sustituir una energía por otra no hay que hacer planificación a largo plazo y buscar medidas productivas". Domínguez apuesta por la industria y la innovación. "No vale con hacer carreteras, hay que crear producción", ha sentenciado.
La presidenta del Foro ha asegurado que las centrales nucleares no hacen daño. "Garoña es segura" ha comentado para añadir que los vecinos son quienes mejor saben apreciar una central.
El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) es "independiente" y está "bien equipado". Domínguez ha garantizado la fiabilidad de su trabajo y ha asegurado que "no hay otros argumentos encima de la mesa" que puedan "cambiar las decisiones". "No puedo pensar ni en trucos, ni engaños cuando hablo del CSN".
"El CSN obliga a cumplir toda la normativa". Para calmar a los ciudadanos ha dicho que "los inversores no han escatimado; Garoña ha costado 300 millones de euros en los últimos 10 años y eso debe dar tranquilidad".
La presidenta del Foro ha explicado que el CSN vigila constantemente las centrales y que estas se modernizan continuamente con millones de euros anuales.
Para terminar Domínguez ha dicho que no puede "aceptar el cierre de Garoña ni como profesional y ni como española". No obstante, ha explicado que para reutilizar el terreno de una central deben pasar 25 años desde su clausura.