Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía británica interroga a la anciana británica que congeló a su madre

La policía británica interroga a una mujer de 83 años, Daulat Irani, por haber congelado el cadáver de su madre durante 30 años. Ella y su hermana, ya fallecida, decidieron congelar a su madre, Gulbani Freedon Murzdan, cuando murió. Temían que las autoridades descubrieran que su madre, emigrante india, estaba viviendo en Inglaterra de manera ilegal.
Por eso, en lugar de realizar un funeral, Irani y su hermana metieron el cuerpo en una bolsa negra de basura y lo dejaron en un congelador en el garaje de su casa, en Sidcup, en el sureste de Londres.
"La mujer de 83 años está siendo interrogada pero no ha habido arrestos", ha explicado un portavoz de la policía, que se encuentra a la espera los resultados de la autopsia del cuerpo de la mujer, nacida en 1901, aunque todo apunta a que murió de causas naturales. Los forenses esperan a que el cuerpo quede totalmente descongelado para proceder a hacer la autopsia.
Hasta que no se conozcan los resultados, no se tomará ninguna medida contra Daulat Irani, de origen indio, que vive en Gran Bretaña desde 1976. Podría ser acusada de impedir enterrar un cuerpo. La policía volvió a visitar a la mujer, que permanece en su casa, aunque los agentes señalaron que se encontraban en el lugar para interesarse por la salud de la mujer y no para interrogarla.
Daulat Irani no está casada y no tiene niños y actualmente vive sola, aunque antes vivía con su cuñado y su hermana en la casa de tres habitaciones donde se encontró el cuerpo. Una vez que ambos murieron, Daulat, conocida como 'Dot', confesó que mantenía el cuerpo de su madre congelado a una vecina. "Le dije a Dot que debía de ser un gran alivio que saliera todo a la luz y ella me dijo 'Sí, lo es'", ha contado la vecina.
El cuñado de Irani, Leonard Brown, era un ingeniero retirado y su hermana, Parvis Irani, era ginecóloga en el hospital Guy de Londres. Anella Bennett, una enfermera de 50 años, ha vivido en la misma calle durante 23 años y nunca ha oído hablar de la madre de Daulat. "Es una mujer muy agradable, los tres lo eran, gente muy educada", ha añadido.