Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía dice tener una buena pista para detener a ladrones de periodistas

Al filo de las cuatro y media de la madrugada, varios ladrones han entrado en las habitaciones de tres de los periodistas que siguen a la selección de Portugal, en el hotel Hotel Nutbush Boma Lodge, dos de ellos portugueses y uno español.
Según informa el diario Marca, uno de los periodistas desvalijados es su corresponsal en Magaliesburgo, Miguel Serrano. Mientras dormían, los ladrones entraron en las habitaciones y se llevaron todo lo que pillaron a su paso.
El periodista deportivo ha narrado a sus compañeros que se han llevado todo: el móvil, ordenadores portátiles, 3.000 euros, maletas, ropa, documentación, "me han dejado la ropa sucia y la acreditación", afirma Miguel en el diario para el que trabaja.
A punta de pistola
Los otros dos periodistas afectados son Antonio Simoe, fotógrafo de O'joggo y el enviado especial del semanario Expresso.
El fotógrafo portugués fue el que se llevó el peor susto. Según cuenta el diario As, Simoe fue reducido mientras le apuntaban con una pistola en la cabeza y le amordazaron para robarle todas sus pertenencias. El periodista portugués se despertó cuando estaban en su cuarto dos asaltantes, que le pusieron una pistola en la cabeza mientras le gritaban "¡Duerme, duerme!".
Tras abandonar los ladrones su habitación, Simoes permaneció cubierto por las sábanas durante cerca de una hora por temor, tras lo cual avisó a sus compañeros y a la policía de lo sucedido. Fue entonces, cuando los periodistas de Marca y del semanario 'Expresso' se percataron de que habían entrado en su habitación y los habían desvalijado.
Miguel Serrano, asegura en declaraciones al diario Marca que "el Hotel Nutbush Boma Lodge está en plena selva, a 15 kilómetros del pueblo más cercano. Tiene una valla de seguridad y está vigilado por un único trabajador. Ya habíamos denunciado a la Federación portuguesa que las instalaciones dejaban mucho que desear pero no pensábamos que fuese a ocurrir nada".
Los periodistas prefieren irse a Johannesburgo
Manu Sainz, periodista del diario As , también ha contado que durante la noche oyó golpes en la puerta de su habitación, pero continuó durmiendo, lo que le salvó de ser atracado por los asaltantes.
Sainz explicó que se vivieron momentos de nervios tras el asalto y que esperan no volver a tener que dormir a este hotel. Otros periodistas también prefieren alojarse en Johannesburgo a arriesgarse a que vuelva a ocurrir algo parecido.
"No sabemos por qué nos avisaron tan tarde"
La policía sudafricana dice tener una buena pista para detener a los dos hombres que entraron en las habitaciones de los periodistas.
"Ya hemos inspeccionado el hotel y sus alrededores, estamos siguiendo el rastro de los sospechosos y esperamos detenerlos pronto. Tenemos una buena pista", dijo al periódico The Star el coronel Hangwani Mulaudzi, portavoz de la Policía Nacional.
Mulaudzi, que señaló que aún no se sabe exactamente cómo accedieron los asaltantes al hotel Nutbush Logde, donde están alojados una veintena de periodistas que cubren la información de la selección Portugal, dijo que la voz de alarma se dio muy tarde. "Los periodistas no dieron la voz de alarma hasta las 06.30. No sabemos por qué se lo dijeron al personal del hotel tan tarde, quizá tenían miedo y querían asegurarse de que los ladrones se hubieran ido antes de hacer nada", dice el coronel.  BQM