Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La primera dama italiana pide el divorcio a Berlusconi

Veronica Lario, la primera dama italiana, ha decidido poner fin a su matrimonio con Silvio Berlusconi, primer ministro de Italia. Se conocieron en 1980, se casaron por lo civil el 15 de diciembre de 1990, y después de treinta años juntos, la que fuera actriz ha iniciado los trámites de divorcio. Lario llevaba diez años meditando sobre la separación del líder italiano de 72 años, apunta el rotativo italiano La Repubblica, por motivos sentimentales. El presidente del Gobierno italiano ha asegurado que la decisión de su esposa es un "asunto personal" que le "duele", pero del que no piensa hablar.
La que ha sido la segunda esposa de Il Cavaliere ha contratado ya los servicios de una abogada: "Quiero correr la cortina, pero sin estridencias", ha declarado Lario, de 52 años, que intentará "evitar el escándalo" por todos los medios. Veronica y su letrada empezarán a estudiar la estrategia y a mover ficha por lo judicial a principios de esta semana. "Sé que el camino que me espera es duro", ha añadido la que es todavía primera dama de Italia, "pero no tengo alternativa a la separación" por motivos personales.
Silvio Berlusconi y la actriz italiana tienen tres hijos en común, Barbara, de 24 años, Eleonora, de 22, y Luigi, de 20, que según el rotativo La Repubblica se encuentran muy apenados por la separación. "Todo lo que haga nuestra madre siempre nos parecerá bien, pero nunca estaremos en contra de nuestro padre", recogen los principales diarios del país.
 
Lo que ha acelerado que se haga pública la petición de divorcio por parte de Veronica Lario ha sido la polémica por la decisión de "Il Cavaliere" de incluir mujeres populares por sus apariciones en televisión en las listas de su partido, Pueblo de la Libertad, para las elecciones europeas. Lario lo criticó y Berlusconi aseguró que su esposa se basaba en "noticias infundadas por una maniobra de la oposición" de su país y que estas son "personas cultas y preparadas" para "renovar la clase política" de Italia.
 
Il Cavaliere, dolido
"Es un asunto personal que me duele, que entra en la dimensión privada, y del cual me parece obligado no hablar", ha manifestado el primer ministro italiano. Estas han sido las primeras declaraciones públicas de Berlusconi desde que se conociese la decisión de Lario de pedir el divorcio y el hecho de que ya haya contactado con una abogada.
 
El presidente italiano se ha desplazado en helicóptero hasta la casa que el matrimonio tiene en Arcore, cerca de Milán, y se ha reunido ya un grupo importante de periodistas, a los cuales les ha reiterado que prefiere no hablar de un tema personal que le hace daño.