Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El príncipe Enrique emula a su madre con una recolecta de fondos para el Sida

El príncipe Enrique aprovechó el segundo día de su visita oficial a Nueva York para jugar un partido de polo y, al igual que le gustaba hacer a su madre, Diana de Gales, ayudar a recolectar fondos para organizaciones de lucha contra el sida.
El joven, de 24 años, acudió hoy a la Isla de los Gobernadores, adyacente a Manhattan, para jugar un partido de polo, un partido cuyos beneficios irán a parar a una organización que ayuda a los huérfanos que ha causado el sida en Lesotho, en África.
El príncipe, hijo del príncipe Carlos y la fallecida Lady Di, reconoció que el evento era "conmovedor" para él, dado que su madre estaba muy comprometida con esta causa y, además, amaba Nueva York.
En la jornada de ayer, el príncipe Enrique visitó la zona cero de Nueva York, donde rindió homenaje a las víctimas de los ataques del 11-S.
El príncipe, tercero en la línea de sucesión al trono del Reino Unido, depositó una corona de flores amarillas y blancas ante el lugar en el que se produjeron los atentados del 11 de septiembre de 2001 que derribaron las Torres Gemelas del World Trade Center.
Enrique, hermano menor del príncipe Guillermo, visitó las obras de reconstrucción del World Trade Center acompañado por el gobernador del estado de Nueva York, David Paterson y mostró su interés por conocer cómo avanzaban las mismas.
En su primera visita a EE.UU. y Nueva York, el nieto de la reina Isabel II de Inglaterra también visitó un parque en el que se rinde homenaje a los 67 ciudadanos británicos fallecidos en el 11-S.
Enrique también visitó hoy un centro hospitalario de Nueva York, donde se atiende a ex combatientes de las guerras de Irak y Afganistán, sometidos a tratamientos de rehabilitación y de terapias por estrés en conflicto bélico.
El príncipe, subteniente de un regimiento de caballería, sirvió en 2007 en Afganistán durante varias semanas, pero tuvo que volver al Reino Unido antes de lo previsto tras filtrarse su presencia a la prensa británica.