Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un promotor inmobiliario en apuros recurre a una publicidad extrema para vender sus pisos

Publicidad extrema. Un promotor inmobiliario de Cartagena, en Murcia, acosado por sus deudas y con muchos pisos sin vender se le ha ocurrido una idea curiosa. El hombre ha llenado la ciudad de carteles en los que aparece con una soga al cuello para llamar la atención de su situación y de paso vender los apartamentos. La iniciativa publicitaria levanta la polémica.
De 160.000 euros a 110.000. Aún así no consigue vender un solo piso. Es la oferta de este promotor cartagenero ahogado por las deudas que le asedian desde hace tiempo.
La crisis ha hecho mella en su negocio y su situación empieza a ser desesperada. Como nadie llama interesándose por sus viviendas él ha decidido comenzar una campaña publicitaria que ya hace discutir.
El vendedor ha empapelado los autobuses de Cartagena con una imagen suya colgado de una soga.
La población de esta localidad murciana está dividida. Unos creen que hace lo mejor con esta campaña y otros no lo ven tan bien.
El inmobiliario no lo duda, porque desde que comenzó a circular el anuncio con su foto angustiosa los teléfonos de su oficina vuelven a sonar.