Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un proyecto desarrollará una herramienta para la evaluación neurocognitiva de adultos de 8 países europeos

El proyecto de investigación 'EMBRACED' va a desarrollar una herramienta informatizada y adaptada culturalmente para la evaluación neurocognitiva de adultos en ocho países europeos, cubriendo una población potencial de casi el 80 por ciento del continente. Esta herramienta será desarrollada y puesta a punto también en Estados Unidos.
Liderado por la investigadora vinculada al grupo de investigación CTS-581 de la Universidad de Granada y al grupo G06 del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), Inmaculada Ibáñez, la iniciativa surge de la necesidad de considerar las variables culturales a la hora de evaluar cognitivamente a la población.
Y es que, aspectos como la percepción del tiempo o los valores culturales como el colectivismo/individualismo o el igualitarismo/jerarquización pueden alterar las puntuaciones en 'tests' neuropsicológicos, lo que puede llevar a errores diagnósticos que, en algunos casos, pueden llegar a ser graves.
"'EMBRACED' será la primera batería neuropsicológica culturalmente adaptada para su uso en la Unión Europea. Con el incremento en movimientos migratorios en la UE, se hace necesaria una herramienta que permita evaluar pacientes de distintos países y evitar así los riesgos de un diagnóstico erróneo. Por otro lado, poder unir muestras de distintos países permitirá llegar a conclusiones más robustas sobre cuáles son los factores importantes a la hora de evaluar cognitivamente a la población", ha explicado la experta.
Con una muestra de casi 2.000 participantes, el proyecto recogerá una datos sociodemográficos y culturales, y evaluará funciones neuropsicológicas como atención, funciones ejecutivas, lenguaje, memoria, función motora, orientación, percepción y cognición social. De esta forma, se podrá profundizar en los conocimientos en el área de la neurociencia cultural, determinando qué variables culturales afectan al rendimiento cognitivo, y cuánto y cómo lo hacen.
Además, proporcionará una herramienta de evaluación clínica de acuerdo a los criterios de trastorno neurocognitivo definidos en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) que tendrá en cuenta las variables culturales relevantes. Finalmente, la experta ha informado de que el trabajo va a ser herramienta programada para su uso en dispositivos táctiles como tabletas o 'smartphones', y requerirá una mínima intervención por parte del evaluador.