Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Si no se pudo en Canadá...

Alonso, decepcionado en Canadá. FOTO: EFE.telecinco.es
Fernando Alonso lo tenía todo a su favor para conseguir un buen resultado en el Gran Premio de Canadá. Todo menos lo que un tiempo no muy lejano no le fallaba: la suerte. En Montreal el fin de semana estaba saliendo redondo. Una buena calificación lo colocó cuarto y durante la carrera se le vio con opciones de conseguir el primer podio. Pero un error de estrategia de Renault acabó con sus posibilidades. La próxima oportunidad llegará en Francia.
Si en Mónaco no pudo sacar tajada de una carrera que se volvió loca a causa de la lluvia, después de intentar un adelantamiento imposible a Heidfeld, en Canadá, el español se quedó a las puertas de una más que posible victoria por culpa de un error en la estrategia elegida por su equipo.
En su primera ocasión clara del año, en Montecarlo, Alonso arrancó desde el séptimo puesto de la formación de salida, pero en una maniobra arriesgada (con el R-28 no le queda otra que arriesgar) en la horquilla más lenta del campeonato trató de superar a Heidfeld y acabó por hundirse en la clasificación. Al final fue décimo. En Canadá se encontró el domingo con opciones de lograr un buen resultado al arrancar desde un inesperado cuarto puesto en la formación de salida.
Pero su carrera acabó en un abandono después de un "error horrible" en la estrategia de su equipo, que le obligó a hacer el primer (y al final único) repostaje cuando salió a la pista el coche de seguridad. En lugar de haberse mantenido en la pista para tratar de obtener una ventaja lo llamaron para entrar en boxes. Regresó al asfalto por detrás de Kubica y Heidfeld. Si hubiese parado en la vuelta 25, como estaba previsto, habría tenido la opción de pelear incluso por el triunfo, ya que se habría encontrado por delante de los dos pilotos de BMW.
Todo ello sucedió tras una serie de incidencias que se pusieron de su lado, ya que los dominadores del campeonato, Lewis Hamilton y Kimi Raikkonen quedaron fuera de combate antes de cumplirse en primer tercio del gran premio. Incluso Felipe Massa estuvo siempre por detrás. Oportunidades como éstas, sobre todo las de Canadá, no se repiten con mucha asiduidad.
Después de siete carreras disputadas, el campeonato queda aun más apretado. Los cuatro primeros (Kubica lidera ahora el campeonato) están separados por sólo siete puntos. El polaco cuenta con 42, cuatro más que Hamilton y Massa y siete más que Raikkonen. Alonso está fuera de esta lucha y sólo busca un buen resultado que le permita ganar optimismo en una temporada cada vez más difícil.
JNP