Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pueblo donde no se aceptan ni conejos, ni patos, ni niños

En Firhall, pueblo escocés los residentes sólo pueden tener un perro y nada de niños.  Todo por la tranquilidad de sus vecinos.telecinco.es
Los que aspiren a vivir en este tranquilo pueblo escocés, al norte de Reino Unido tienen que aceptar las reglas. Para convertirse en residente de Firhall es necesario tener claro que no puedes tener ni patos, ni conejos, ni niños. Ah, y si te gustan los perros, sólo se admitirá una mascota por familia.
Algunos medios locales han descrito el lugar, en la región de Highlands como el sitio "de los ogros que odian a los niños", según publica la . BBC
Además de las prohibiciones sobre los menores, también se excluyen a los menores de 45 años, así como la posibilidad de criar palomas o abejas. Si es aficionado a ellas, mejor buscarse otro lugar para vivir.
Lesley-Ann Fraser, agente inmobiliaria del pueblo, ha explicado los orígenes de estas prohibiciones. Firhall se creó hace ocho años con la intención de acoger a adultos sin niños que buscaban un lugar tranquilo para pasar el resto de sus días. 
David Eccles, presidente de la junta de Firhall, considera que nada está más lejos de la realidad, pues muchos de quienes eligieron vivir en ese lugar tienen nietos que siempre son bienvenidos.
"Vivir aquí lo que ofrece es cierta paz y tranquilidad, que es lo que muchos de nosotros buscamos cuando nos hacemos mayores", aseguró.
Sin embargo, muchos de los fundadores del pueblo vendieron sus propiedades después de que sus hijos empezaron a darles nietos y prefirieron buscar cobijo en otro lugar libre de las restricciones de Firhall.
Por otra parte, sus actuales residentes, cuentan que no se fijaron en las prohibiciones para comprar su vivienda en este pueblo, sino que les encantó "la casa, el precio de la vivienda, el área y el acceso que tiene al aeropuerto (más cercano)".
"Es un lugar hermoso, donde hay campos de golf y otro tipo de lugares para hacer deportes. Eso fue lo que nos compró", dijo el ingeniero jubilado Jimmy Greig, que vive en Firhall con su esposa.