Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las rebajas no logran salvar la campaña, al caer las ventas hasta el 20% lastradas por la liberalización

Las rebajas estivales no han logrado salvar la campaña primavera-verano al caer las ventas entre un 10% y un 20% respecto a la del pasado año, lastradas por la nueva legislación, por la que tanto los periodos de rebajas como la duración de los mismos pueden ser elegidos libremente por los comercios.
En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Manuel García-Izquierdo, ha afirmado que la liberalización ha perjudicado a los comerciantes, ya que se ha "desvirtuado" el concepto de rebajas.
"La liberalización ha contribuido a que los consumidores no tengan en su mente la palabra rebajas que tanto ha costado acuñar, ya que saben que pueden encontrar descuentos a lo largo de todo el año", ha señalado.
Pese a este retroceso en las ventas en la campaña de rebajas de verano, García-Izquierdo ha confiado en que la segunda parte del año será mejor, teniendo en cuenta las alentadoras expectativas macroeconómicas de crecimiento y empleo, a las que suman iniciativas concretas como la 'licencia express', que, en su opinión, animará a los emprendedores.
Aunque la caída de las ventas es generalizada en el comercio, las tiendas de ropa y complementos cerrarán la campaña de rebajas de verano con unas ventas que rondarán los 2.700 millones de euros, en línea con los 2.600 millones logrados un año antes, según las estimaciones de la Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos (Acotex).
En declaraciones a Europa Press, el presidente de la patronal textil, Borja Oria, ha señalado que, pese a este ligero incremento, la campaña de rebajas no salvará la temporada primavera-verano, en la que los comerciantes han visto reducir sus ventas un 9%, debido al actual entorno económico marcado por el desempleo y la pérdida de poder adquisitivo.
Según las primeras estimaciones de Acotex, el mes de julio ha sido positivo, con un crecimiento de las ventas del 5% respecto al mismo mes del año anterior, mientras que agosto se ha mantenido en línea con el pasado año.
En opinión de Oria, las rebajas de verano no han logrado salvar la temporada de primavera-verano, aunque sí han servido para afrontar pagos y liquidar 'stock'.
Este periodo de rebajas ha sido el primero en que el que ha estado presente la nueva legislación, por lo que muchos comercios ya se adelantaron a colgar los carteles de descuento con anterioridad al 1 de julio, que partieron inicialmente desde el 50% para dar salida al 'stock' acumulado.
Uno de los cambios principales afecta al propio periodo de rebajas, ya que mientras antes eran dos periodos concretos de tiempo (uno en invierno y otro en verano) fijados por cada autonomía y dentro de los cuales cada comercio escogía un mínimo de una semana y un máximo de dos meses, ahora los periodos se liberalizan por completo, de forma que tanto los periodos como la duración de los mismos pueden ser elegidos libremente por la tienda.