Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La reconstrucción mamaria integral disminuye el tiempo de cirugía y hospitalización y aporta "mejores" resultados

La técnica de reconstrucción mamaria integral disminuye el tiempo de cirugía y hospitalización y aporta "mejores" resultados, según ha informado el cirujano plástico y oncólogo, Joaquim Muñón, quien ha informado de que ya ha sido desarrollada "con éxito" en 43 mujeres.
"El resultado estético es inmediato, el complejo areola pezón se reconstruye 'in situ' en la misma intervención, la cicatriz en la espalda es mínima y el músculo evita que la prótesis quede alojada inmediatamente debajo de la piel. Requiere menos tiempo quirúrgico y menor hospitalización. Además, presenta mejores resultados y mayor resistencia ante los efectos secundarios de la radioterapia, evitando segundas intervenciones o la perdida de la prótesis y la consecuente amputación a la que se ven abocadas muchas pacientes en la actualidad", ha comentado.
Precisamente, prosigue, las pacientes que han participado han destacado que elegir esta técnica les ha ahorrado tiempo de quirófano y los perjuicios psicológicos de verse sin pecho durante un tiempo o un pecho a medio reconstruir. "Realmente, el hecho de no verte amputada mitiga mucho el sentimiento de enfermedad, no dejas de sentirte mujer", ha asegurado una de las pacientes.
En concreto, desde septiembre de 2012 un total de 43 mujeres con cáncer de mama activo y de edades comprendidas entre 29 y 52 años ya se han beneficiado de esta técnica llamada RMI. De ellas, 14 pacientes fueron diagnosticadas de carcinoma intraductal, 29 diagnosticadas de carcinoma ducal infiltrante (de las cuales 22 pacientes recibieron quimioterapia previa).
Asimismo, 20 pacientes recibieron radioterapia posterior al tratamiento sin necesidad de intervenir de nuevo para la reconstrucción, como suele suceder con otras técnicas. Este es uno de los valores más significativos frente a las técnicas reconstructivas existentes.
Las intervenciones, tanto la extirpación del cáncer mediante mastectomía y reconstrucción inmediata han sido llevadas a cabo por el doctor Muñoz i Vidal y su equipo en la Clínica Diagonal y en el Hospital de Bellvitge dónde forma parte como Cirujano Oncoplástico de la Unidad Funcional de Mama del Instituto Catalán de Oncología.
TÉCNICA PIONERA INTERNACIONALMENTE
La RMI es la única técnica que se realiza a nivel internacional que consigue extirpar el cáncer y reconstruir la mama en su totalidad e inmediatamente después de la mastectomía en una única intervención. Presenta "numerosas" ventajas en relación a otras técnicas ya que incorpora técnicas mínimamente invasivas que permiten reconstruir la mama sin cicatriz, a diferencia de la técnica 'Diep'.
Y es que, gracias a ella, por primera vez las pacientes salen de quirófano con el complejo areola pezón reconstruido. Tal novedad ha publicada en la revista 'Plastic and Reconstructive Surgery' y fue presentada ante la comunidad científica el pasado diciembre de 2013 en Milán (Italia) durante el VII Congreso Internacional de Cirugía de Mama, organizado por la 'Oncologia Chirurgica ricostruttiva', principal foro de reunión bianual de oncólogos y cirujanos de mama a nivel europeo.
"La difusión de la técnica entre las mujeres con cáncer de mama que se someten a una mastectomía es cada vez mayor y está obteniendo unos muy buenos resultados. Se trata de que las posibles pacientes sepan que ya no tienen "que escoger entre seguridad médica en la recuperación de su cáncer y un buen resultado estético y que la apariencia no es solo una cuestión de imagen, tiene consecuencias físicas, psíquicas y emocionales en la mujer de gran relevancia que formaba parte de la curación de la enfermedad y la superación del proceso. Es fundamental no tener que renunciar a su identidad sexual viéndose amputada", ha recalcado Muñoz.
La técnica se basa en la obtención endoscópica del músculo dorsal ancho, sobre el cual se diseña una pequeña isla de piel de 3 centímetros de diámetro que servirá para reconstruir el complejo areola pezón. Una vez se ha realizado la mastectomía, el volumen de la mama es sustituido por una prótesis mamaria.
Asimismo, el músculo dorsal ancho obtenido por endoscopia actúa de sujetador interno rodeando la prótesis y otorgando un resultado más confortable evitando que la prótesis quede inmediatamente bajo la piel como ocurre cuando la reconstrucción se realiza con expansores. Finalmente, la pequeña isla de piel adherida al músculo dorsal permitirá la reconstrucción del complejo areola pezón.