Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las torrijas se adaptan a los nuevos tiempos

La pasión dulce de Semana Santa es pasión dulce en la cocina del restaurante madrileño Álbora durante los doce meses. Cuando abrieron hace tres años decidieron que la torrija iba a estar en su día a día. El primer buen secreto está en el pan. Leche, nata, huevo, azúcar y buenos aromas para emborrachar ese pan. Después llega a la sartén, donde le esperan el azúcar y la mantequilla. Torrija casera, contundente y muy jugosa. Sólo un toque final, como adorno, para ser la reina de la mesa.