Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Anclados por las deudas

Cientos de barcos permanecen amarrados y muchos de ellos abandonados a su suerte en puertos españoles. La mayoría llevan bandera de conveniencia y sus armadores, ante las numerosas deudas contraídas, prefieren abandonar el buque con su tripulación antes que pagar lo que deben. Se amparan en que su barco pertenece a un país con nula legislación en materia marítima y de esa manera se eximen sus responsabilidades. Algo parecido ocurre en el aeropuerto de Barajas. 14 aviones están abandonados en sus pistas. El aeropuerto no puede hacer otra cosa que esperar a que se cumplan los plazos y salgan a subasta pública.

El Iballa G es un petrolero con bandera panameña. Hace dos años llego al puerto de Las Palmas. A su armador le reclamaban una deuda de cinco millones de euros. El barco no los vale, así que decidió abandonarlo y con él a los 24 hombres de la tripulación. Desde entonces cuatro hombres permanecen en él, dos oficiales cubanos y dos marineros subsaharianos. El barco se ha convertido en su casa. Permanecen en él para que no lo desvalijen y así en la futura subasta poder al menos cobrar las nóminas que les adeudan. 9.000 euros a los oficiales y 6.000 a los marineros. “De aquí no nos movemos hasta que no nos paguen lo que nos deben” comenta Pedro Leyva, oficial al mando. A su lado, Isa, un mauritano que como el resto, lleva sin ver a su familia desde hace dos años. “Yo quiero cobrar. Cuando me paguen me iré a mi país para darle a mi familia una vida mejor”.
La mayoría de los barcos abandonados llevan bandera de conveniencia. “Los armadores buscan en esos países sin apenas legislación marítima, la impunidad necesaria para hacer y deshacer sin que el peso de la ley caiga sobre ellos” afirma Víctor Conde Inspector de la ITF en Gran Canaria.
El sector naviero ha sufrido un descenso comercial del 30% y muchos armadores han aprovechado la legislación de países de conveniencia para hacer negocio. “Al contrario que en los países del con tradición marítima, en el que una deuda se responde con los bienes de la empresa, en los de conveniencia el barco es la única garantía para saldarla, aunque ésta supere el valor del buque con creces” nos comenta Conde.
Pero no es el único sector que sufre el abandono de sus bienes por culpa de las deudas. En Barajas 14 aviones permanecen aparcados en las viejas pistas del aeropuerto. “Hay algunos que no sabemos ni de quién son y otros los han dejado aquí porque la empresa ha quebrado” nos cuenta Ignacio Aznar, jefe de operaciones de Barajas.
Hay aviones de carga, de pasajeros y hasta de ejecutivos cuyo sueño terminó quedándose en tierra. Para podérselos llevar alguien tendrá que saldar la deuda lo que ocurre es que algunos han acumulado tanto coste de aparcamiento en el aeropuerto madrileño, que deben más de lo que valen.
en España.

Quieres denunciar una situación o enviarnos alguna sugerencia? Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.