Reporteros

Diversión a la ecuatoriana

Han elegido este lugar porque está alejado de los vecinos, no quieren molestar. Insisten en que se concentran aquí para pasar una jornada en familia, practicando su deporte favorito después del fútbol: el ecuavoley. Se trata de una modalidad del voley tradicional: "Viene de cuando los jesuitas españoles llegaron a Quito a un convento. Ellos jugaban el voley que se juega aquí, y nosotros les veíamos a través de los muros. Como no sabíamos cómo iba el reglamento, lo adaptamos", nos cuenta uno de los jugadores. La diferencia con el 'voleyball' es que los ecuatorianos utilizan un balón de fútbol y el equipo lo forman tres jugadores: un volador, un servidor y un colocador. El objetivo es hacer caer la pelota en el campo rival tras un máximo de tres toques.



Riadas de ecuatorianos acuden cada fin de semana a las canchas a practicar este deporte. Ellos mismos han construido las pistas. Primero tuvieron que retirar los escombros con sus propias manos, a base de pico, pala y carretilla. De hecho montañas de escombros se acumulan en las esquinas, no tienen maquinaria para retirarlos de allí, así que los niños siguen jugando entre piedras, alambres y hierros. Algunas canchas están asfaltadas. Entre ellos se han organizado para reunir el dinero para comprar el material necesario y trabajar, a veces incluso de noche, para adecentar los terrenos. Han comprado redes y balones, todo sin ningún tipo de ayuda. Teniendo en cuenta que muchos de ellos se encuentran en paro esto ha supuesto un esfuerzo extra.



El ecuavoley es lo que les une, pero no sólo se dedican a jugar en su tiempo libre. Allí comen, beben y juegan a las cartas. Hacen barbacoas y venden comida ecuatoriana: el típico hornado hecho de carne de cerdo y patata aplastada, yuca, chicharrones, morcilla, salchichas... Acuden con sus neveras repletas de agua, refrescos y cervezas. Pero todo se puede comprar allí por un módico precio: han montado auténticos chiringuitos que rodean las pistas con mesas, sillas y hasta sofás traídos de casa dónde se vende todo tipo de carne a la brasa. Es una manera de obtener un dinerillo extra para ir tirando, nos confiesa una mujer joven con tres hijos a su cargo y su marido en paro.



Están acostumbrados a reuniones multitudinarias bajo el sol. Llegan sobre las tres de la tarde y sólo cuando cae la noche las familias con niños comienzan a retirarse. Pero para muchos otros continúa la fiesta, a veces, hasta entrada la madrugada. Se traen los equipos de casa y la música latina suena por todos los rincones. Una simple bombilla ilumina los bares improvisados en los que en ocasiones hay lugar incluso para bailar a la luz de la luna al son de la música ecuatoriana.



Su ruego es que les permitan estar allí. La policía ya les ha echado de otros lugares porque tanto las barbacoas como el botellón están prohibidos en la capital. Ellos argumentan que no hacen nada malo y que no molestan a nadie, que sólo acuden allí para practicar deporte y estar en familia. Lo cierto es que tarde o temprano habrá que encontrar un equilibrio entre las distintas culturas para facilitar la convivencia: el 12 por ciento de la población empadronada en nuestro país es ya extranjera. Los ecuatorianos ocupan el tercer lugar, después de rumanos y marroquíes. En Madrid el 17% de la población es extranjera.




Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.

Déjanos tu opinión

Informativos a la carta

Publicidad

Informativostelecinco.com

Ningún valiente en esta agresión

La víctima se ve rodeada y golpeada por varias chicas. Incluso un chico le propina un puñetazo. Es humillada. Nadie la defiende. Se escuchan risas y el que graba, hasta bromea con el acoso. Sin embargo alguien sí denunció la agresión mandando el video al Portal de Atención Ciudadana del ayuntamiento de Colmenar Viejo, en Madrid.

Novios de instagram

La otra cara de las fotos de las redes sociales

Polémica moda

Tatuarse pecas en la cara, la nueva moda

La infanta Cristina llega a Barcelona

La infanta Cristina ya está en Barcelona. Ha llegado un día antes de que se conozca si su marido, Iñaki Urdangarin, debe ingresar en prisión tras ser condenado por Nóos. Pero ha venido sola, sin Urdangarin y sin sus hijos.

Hipótesis abiertas

Se cumplen seis meses sin Diana Quer.

¿Sin derechos?

Amnistia advierte el retroceso de los DDHH

Publicidad

Nuevos formatos en mtmad.es

¡Descubre mtmad, el nuevo canal de vídeos sólo para Internet de Mitele!

mtmad.es selecciona el talento que ya triunfa en Internet, crea nuevos influencers y se atreve con una vuelta de tuerca a algunos de los protagonistas de nuestra tele. ¡Descúbrelo!

¡Escúchanos!

Todos los programas de la radio online de Mediaset están en Radioset.es

Universo Iker, MorninGlory, Partido a partido... ¡En directo y en podacast!

'GH' en tus manos

¡Vive el reality con contenidos inéditos!

'La Voz' en tu móvil y tablet

¡Disfruta con contenidos inéditos!

La APP de Mediaset Sport

El deporte, en tu tablet o smartphone.

Descárgate la app de mitele

Series, programas, deporte, en directo...

La app de MotoGP

Carreras, clasificaciones, pilotos...

mostrar

Publicidad