Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El negocio de lo usado

En la puerta de una conocida cadena del sector de la compra-venta, se concentra un grupo de magrebíes. Preguntan a cada cliente que llega al local para vender objetos usados. Pretenden comprarlos para luego revenderlos a un precio más alto. Buscan sobretodo material tecnológico: móviles, televisores, consolas, etc. Queremos comprobar cómo funciona este negocio clandestino en las mismas puertas de los locales regulados.

Nuestra reportera se acerca a ellos con una cámara oculta. En la puerta, un joven marroquí le pregunta: “¿Vienes a vender o a comprar?”. En seguida varios compañeros suyos se interesan por la supuesta mercancía de la periodista. Le ofrecen 60 euros por dos móviles. Una cantidad, que aseguran, es mayor que la que puede ofrecer la tienda. “Sí, más…simpre más que adentro, como 20 euros más”, nos dice.
Es el gancho que utilizan para captar vendedores. Volvemos, de nuevo para comprar si es verdad. Ofrecemos una tele recién estrenada. “Dentro no te dan nada”, nos dice uno de ellos señalando el televisor. Uno de ellos nos ofrece 20 euros, unos metros más adelante, otro, nos lo quiere comprar sólo por 10 euros. El reportero entra en la tienda con el aparato. Aquí le ofrecen 30 euros, 10 más que la mejor oferta de puertas para fuera.
La cadena de compra-venta ha denunciado este negocio ilegal. “Aquí diariamente apuntamos todas las compras en un libro de registros que va a la policía. Y no puede salir a la venta hasta un día después de que la policía compruebe que todo está bien. Esto daña la imagen del sector de segunda mano”, nos dice Isabel Moscardó, Jefa de producciones de Cahconverter.
Todo este proceso evita que se vendan en el local objetos robados. Además el vendedor tiene que mostrar su DNI y queda identificado. Fuera, en la calle, el grupo compra cualquier cosa, aunque sea de dudosa procedencia.
Un trapicheo continuo destino Marruecos. Allí acaban los objetos por los que aquí se puja, y ahí está el negocio. Un negocio ilegal que pone en peligro otro regulado, y donde no faltan clientes. Al año más de 13 millones de españoles acuden al sector de la segunda mano.

Quieres denunciar una situación o enviarnos alguna sugerencia? Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.