Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los samuráis, mezcla de veteranía y juventud para dar la sorpresa

La selección japonesa es actualmente una de las más fuertes de su continente. No en vano, han ganado tres de las cinco últimas ediciones de la Copa de Asia. Los samuráis llegan a Sudáfrica dispuestos a convertirse en la sorpresa del Mundial y para ello cuentan con un grupo de jugadores veteranos y jóvenes liderados, una vez más, por el ex del Espanyol, Shunsuke Nakamura.
El primer objetivo del combinado dirigido por Takeshi Okada será mejorar la participación en el último Mundial. En Alemania, no pasaron de la primera fase y cayeron estrepitosamente contra Brasil, que posteriormente perdería la final contra Italia.
Como dato curioso hay que destacar que será el primer Mundial sin Hidetoshi Nakata. El ex jugador, entre otros, del Perugia, la Roma, el Parma o el Bolton, fue titular en todos los partidos del campeonato de Francia, en 1998, del de Corea y Japón, en 2002, y del de Alemania en 2006.
El fútbol se llama Nakamura
Pero cuentan con Shunsuke Nakamura. El ex cerebro del Celtic de Glasgow y del Espanyol regresó a su país para jugar en el Yokohama Marinos y disponer de los minutos de los que no gozaba en Barcelona, con el objetivo de llegar en forma a la cita. Y lo ha conseguido. En Sudáfrica, será él quien lleve la batuta del equipo.
Además, Okada cuenta con una hornada de jugadores jóvenes que están sentando las bases del actual fútbol en el país del sol naciente y que están consiguiendo triunfar fuera de sus fronteras. El más destacado es Keisuke Honda, uno de los baluartes del CSKA de Moscú la pasada temporada.
Una clasificación cómoda
Japón sólo perdió uno de los ocho encuentros disputados en la fase previa. Fue en Australia, donde cayeron por 2-1 ante los socceroos. También contra los australianos empatarían a cero en casa. El resto del balance, cuatro victorias y tres empates.
Será la cuarta participación de los samuráis en un Mundial. El mejor resultado lo consiguieron precisamente en el campeonato que se disputó en Corea y en Japón en 2002, donde alcanzaron los octavos de final. El primer gol anotado por los japoneses en un Mundial fue en 1998, en el partido de la primera fase ante Jamaica. Su autor fue Masashi Nakayama, que actualmente juega en el Consadole Sapporo.
Okada, el mayor estratega del fútbol japonés
Seleccionador de Japón desde 2006, tras renunciar a su cargo de entrenador en el Yokohama Marinos, Takeshi Okada es todo un ídolo en su país y uno de los mejores técnicos del país. Fue el director de orquesta de aquella selección que debutó en la historia de los Mundiales en 1998.
Sus mayores éxitos los consiguió con el Consadole Sapporo y con el Yokohama Marinos. Al primero lo ascendió a la primera división. Con el segundo ganó dos títulos de liga consecutivos, en 2003 y en 2004.
JNP