Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un sanitario describe el hospital: los enfermos se amontonan en el suelo y no hay material

Así ha descrito la situación que se vive en Puerto Príncipe el responsable del equipo del Servicio de Emergencias Médicas del departamento de Salud de la Generalitat, Jaime Gil, que llegó ayer a la isla caribeña junto a un equipo de emergencia integrado por ocho personas.
De estas ocho personas, dos son médicos -uno de ellos anestesista-, cuatro son enfermeros, y dos, técnicos en emergencias médicas.
El equipo se trasladó nada más llegar al hospital situado en el centro de la capital haitiana donde tomará el relevo de un grupo de médicos cubanos bajo la coordinación de la Agencia de Cooperación Española.
"El hospital está abarrotado. Están los pacientes en el suelo y no hay prácticamente casi nada. Estamos trabajando con muy poco material, con el que llevábamos encima a la espera de que llegue más material, lo que esperamos que ocurra a lo largo del día", ha explicado Gil en conversación telefónica.
De momento, el equipo catalán está trabajando en la creación de un área de intervención quirúrgica y otra de trauma, donde empezará a operar.
Clasificar a los heridos
El especialista del servicio de emergencias asegura que la prioridad de momento es clasificar a las personas heridas que necesitan atención médica. "Vamos a ir haciendo lo que se pueda porque esto es de unas dimensiones bastante desmesuradas", ha subrayado.
El ritmo de trabajo y las necesidades que vayan apareciendo serán determinantes para saber cuántos días permanecerá este equipo de emergencias en Haití, aunque Gil no cree que sean menos de "diez, doce o quince días", seguramente hasta que "ya estemos agotados".
Unas 50.000 personas han perdido la vida como consecuencia del terremoto que asoló la isla caribeña el pasado miércoles, según los números que se barajan de momento, mientras que otras miles de personas se encuentran heridas y muchas deambulan sin tener a donde ir porque han perdido sus hogares.  LA