Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La selección italiana desembarca en Sudáfrica

Italia es la vigente campeona del mundo y llega a la Copa Confederaciones con muchas expectativas . El equipo de Marcello Lippi está obligado a recuperar la clase antes de poder afirmar que sigue siendo la principal potencia futbolística del mundo. La Copa Confederaciones puede ser el momento para dar un golpe de autoridad ante selecciones como Brasil.
Lippi, en una entrevista en la página web de la Fifa, confiesa que es consciente de la expectación que ha despertado su partido con Brasil y explica que Italia está encuadra en el grupo más díficil. Ante posibles comparaciones, explica que "los brasileños son muy buenos, son muy rápidos en ataque, forman un equipo muy peligroso. Nuestros estilos son diferentes, muy diferentes; de manera que no hay comparación posible".
Lippi, de 61 años, ha vuelto a ocupar el puesto de mando de la selección nacional. Su regreso se produjo después del fracaso de la Italia de Roberto Donadoni en la EUROCOPA 2008. Los 'azurri' son los principales favoritos del grupo, por encima incluso de Brasil. Llegan a Sudáfrica como vigentes campeones del mundo y Lippi apuesta por el mismo bloque que conquistó Alemania en 2006. Buffon, Pirlo y Luca Toni son las estrellas indiscutibles, pero habrá que prestar atención a hombres como Daniele de Rossi o Fabio Quagliarella, delantero del Udinese que ha sido una de las revelaciones de la Serie A esta temporada. Debutan el 15 de junio ante EEUU y el 18 se enfrentarán a Egipto. CGS