Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hotel sevillano de los toreros reabre entre la tradición y la modernidad

Interior del Hotel Colón de Sevilla, conocido popularmente como el hotel de los toreros, antes de su remodelación en 1998. EFE/Archivotelecinco.es
El histórico hotel Colón de Sevilla, fundado hace 80 años con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 y que cerró el 1 de julio de 2007 para ser remodelado, ha reabierto este miércoles sus puertas como Gran Meliá Colón y con un nuevo diseño, tras las obras llevadas a cabo durante un año y medio.
El establecimiento hotelero, hasta ahora de cinco estrellas, reabre con la categoría de gran lujo. Las obras de remodelación han supuesto una inversión de 3,55 millones de euros y han respetado la estructura y la fachada de este edificio neobarroco, construido en 1929, por su gran valor histórico.
El hotel, ubicado en un inmueble protegido del casco histórico de Sevilla y conocido por ser el de los toreros, ha sido resideñado por el arquitecto de Sol Meliá, Álvaro Sans, en colaboración con el estudio de arquitectura madrileño de Chus Manzanares.
Con 204 habitaciones dobles, once suites y tres suites presidenciales, el Gran Meliá Colón conserva la estructura original de sus habitaciones, lo que hace que cada una sea diferente y única.
Tras la remodelación, que ha mezclado vanguardia, tradición, modernidad, neobarroco y los placeres modernos, según sus responsables.
Cada una de sus siete plantas está dedicada a grandes pintores españoles como Goya, Murillo, Velázquez, Zurbarán o Valdés Leal, además de El Greco y la Escuela Sevillana.
Las puertas están cubiertas por láminas de lienzos de estos pintores con un personaje a tamaño natural y una iluminación típica de los museos, mientras que en el interior de las habitaciones se explica la historia y la temática de la obra a la que corresponde la puerta.
El remodelado hotel, con 65 empleados fijos y 20 fijos discontinuos que ahora han vuelto al trabajo, ofrece servicios exclusivos como "The RedLevel", con 43 habitaciones de gran lujo distribuidas por todo el establecimiento, un conserje personal y un mayordomo privado.
Bajo la dirección de Ignacio Prada Neira en esta nueva etapa y entre otros servicios de ocio, otra novedad es la renovada oferta gastronómica de su bar "Burladero Tapas & Tintos by Dani García", en la planta baja, con acceso directo desde la calle y comandado por el chef marbellí Dani García, ganador de dos estrellas Michelín.