Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Apagar el calefactor, dormir más o comer despacio, los nuevos gestos para adelgazar

Mujeres comiendoGtres

El sobrepeso es una de las epidemias a la que la sociedad del siglo XXI tiene que hacer frente. Lo esencial es combinar una dieta equilibrada con ejercicios físicos, pero hay pequeños detalles que, a pequeña escala, ayudan a perder peso. Estos son bajar la temperatura del hogar, tener un patrón de sueño equilibrado o disminuir la velocidad de ingesta de los alimentos. 

La obesidad es uno de los grandes problemas del siglo XXI. Hombres, mujeres y niños sufren esta epidemia en el que el estilo de vida sedentario que se ha implantado es su principal causa. Esta forma de vivir junto a la escasez de tiempo para realizar ejercicios físicos ha promovido la implantación de las famosas 'dietas' milagrosas para bajar rápidamente de peso.
Este método de adelgazamiento ha sido estudiado por numerosos informes, siendo el último el que recoge el New York Times que investiga los resultados físicos de los concursantes de un programa de televisión estadounidense. 'The Biggest Loser', como así se llama, sigue a modo de show el sufrimiento de un grupo de personas para bajar de peso.
La investigación también apunta a varios novedosos y pequeños factores que influyen directamente en la pérdida de peso, siendo uno de los más destacables la temperatura ambiental. Y es que si se bajara sólo 5 grados los calefactores de los hogares y oficinas, el cuerpo humano llegaría a quemar al día 150 Kcal más.
Comer despacio y dormir más horas también ayudan a adelgazar
La forma y la velocidad en la que se come los alimentos también influye a la hora de perder peso. El estudio apunta a que comer de forma pausada y relajada ayuda a saciar el apetito más rápido ingiriendo menos raciones. De esta forma el cuerpo realmente consigue los alimentos necesarios y justos para realizar los procesos metabólicos y no produce grasas no saludables.
Otro de los elementos que no ayudan a adelgazar es dormir pocas horas, ya que la privación del sueño aumenta la cantidad de grasa coporal. El consejo que dan los expertos es tener un patron definido que ayude a que la calidad del sueño, ya que es si esta es mala producirá desajustes hormonales que están relacionados con la sensación de saciedad.