Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACAI alerta de "un salto atrás" en derechos de las mujeres si el aborto se deja en manos de personal sin experiencia

Se debe realizar por profesionales especializados
La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI) ha señalado, tras conocerse que el Hospital público Materno Infantil de A Coruña podrían estar realizando abortos sin la debida asistencia médica, que incorporarlo a la sanidad pública puede ser un paso en la defensa de los derechos de la mujer pero "un salto atrás si se deja en manos de personal sin experiencia, capacitación o voluntad".
En este sentido, la organización ha subrayado la necesidad de que esta práctica se realice por profesionales integrados en unidades especializadas en técnicas de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) y ha solicitado abandonar las técnicas obstétricas aplicadas a la interrupción de la gestación.
"El aborto provocado tiene técnicas propias protocolizadas. De no hacerlo de este modo, estaremos retrotrayéndonos a técnicas que convierten el aborto en un proceso menos seguro, doloroso, largo y angustioso para la mujer. Además, es necesario preservar el protocolo de acompañamiento psicológico adecuado a la realidad de la mujer. De no ser así podemos mermar la salud psíquica de las mujeres que acceden a la IVE", ha aseverado ACAI.
TÉCNICA SOCIO-SANITARIA "COMPLEJA"
Dicho esto, la organización ha recordado que la interrupción de embarazo es una técnica socio-sanitaria "compleja", ya que abarca varios aspectos en relación con la mujer como, por ejemplo, el sanitario, el social, el psíquico y el íntimo, el cual que implica la preservación de la confidencialidad.
Los protocolos de actuación internacionalmente aceptados y que han estado usando y actualizando los/as profesionales de los centros acreditados durante 30 años, incorporan, además de las guías de atención médico-sanitaria, los requisitos técnicos y las infraestructuras necesarias para la realización de la práctica de IVE y por tanto deben ser considerados.
"La libertad de la mujer no solo ha de respetarse en relación a la continuidad de su gestación o no, sino también en relación al método. La mujer debe ser libre para elegir el método más acorde con sus circunstancias personales, íntimas y sanitarias, tras haber sido informada de manera veraz sobre los métodos para interrumpir su gestación por profesionales sanitarios", ha zanjado ACAI.