Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AECC aconseja a los padres actuar como modelos de sus hijos en las comidas y elaborar de forma atractiva los alimentos

La Agencia Española Contra el Cáncer (AECC) aconseja a los padres actuar como modelos de sus hijos en las comidas y elaborar de manera atractiva los platos que se les sirven para conseguir que adquieran hábitos alimenticios saludables.
Para ello, la AECC recuerda la importancia que tiene que se dediquen 15 minutos al desayuno, que debe estar elaborado con alimentos saludables y apetecibles, premiar las buenas conductas de los niños, especialmente aquellas que supongan un esfuerzo, y hacer que se lleven al colegio lo que no se hayan terminado.
"El desayuno puede ser un buen momento para empezar el día, para llenarse de energía y vitalidad. Los cambios son más sencillos cuanto más pequeños sean tus hijos y, sin duda, creamos unos hábitos sanos desde la infancia que posiblemente permanezcan a lo largo de la vida", comenta la asociación.
Asimismo, la AECC destaca la importancia que tiene que los más pequeños se acostumbren a comer fruta, preferiblemente tres o más piezas al día y a partir de dos porciones de verduras frescas y variadas. Y es que, la verdura puede ser el acompañamiento perfecto de un plato de carne o pescado y, también, puede condimentarse con beicon, piñones o huevo.
En este sentido, aconseja incluir estos alimentos en todas las comidas, felicitarles cuando se coman toda la verdura y fruta e intentar que la ingesta se convierta en una situación desagradable. "Recomendamos una buena dosis de paciente y constancia para conseguir tus objetivos", recalca.
Respecto a la comida, la AECC destaca la importancia de dedicar un tiempo exclusivo para comer, sobre todo en las comidas principales, establecer un horario regular de forma que se les enseñe a comer en unas horas estipuladas para fomentar su autocontrol, evitar premiarles o castigarles con comida y prohibirles que coman delante de la televisión.
"Cuando se come delante del televisor se atiende más al programa de la televisión que al alimento que se ingiere y a las señales de saciedad que envía el cuerpo, provocando que se ingiera más cantidad de alimentos. Además, con esta conducta asociamos la televisión con comer, y cada vez que la veamos puede ser que nos apetezca comer", subraya la AECC.
Por otra parte, la Agencia Española Contra el Cáncer explica a los padres la importancia que tiene que los niños participen en la elaboración de las comidas, con tiempos de preparación cortos y en los que ellos tengan cierta libertad para elegir qué alimentos elegir y cómo prepararlos.
Esta preparación de alimentos con los niños tiene que ser "lúdica, divertida y entretenida", por lo que la AECC señala la necesidad de que se eviten las disputas o los castigos durante estas actividades. Por último, aconseja realizar como recetas una ensalada de frutas, verduras u hortalizas animadas para acompañar algún plato de carne o pescado, batido de yogur con frutas, naranja con azúcar, macedonia o ensalada verde.