Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AMP. Joven, extranjera, con pocos estudios e hijos a cargo, perfil de la mujer que ejerce la prostitución, según Cáritas

El perfil de la mujer que ejerce la prostitución atendida por Cáritas Española es el de una mujer menor de 35 años, de origen extranjero, con bajo nivel de estudios y con algún hijo a su cargo, según se refleja en el documento 'La prostitución desde la experiencia y la mirada de Cáritas', con el que la labor social de la Iglesia Católica emplaza a los gobernantes a dar una respuesta no solo basada en multar a los clientes.
"Apelamos a los gobernantes y a las autoridades públicas a que no hagan oídos sordos ni miren para otro lado ante la vergüenza de esta moderna esclavitud que es la prostitución y que está a la vista de todos", subraya Cáritas en el informe, que se basa en las experiencias de vida de las mujeres acompañadas por Cáritas.
El director del área de desarrollo social de Cáritas, Francisco Cristóbal, ha denunciado que el diálogo con las administraciones sobre prostitución está "estancado". "No podemos decir sí o no a multar al cliente. Tenemos que poner en el centro a la mujer y desde ahí, abrir un diálogo sereno para ver cuál es la mejor manera de afrontar este problema", ha precisado.
En este sentido, la responsable del Programa Mujer, Prostitución y Trata de Cáritas, Hilde Daems, ha añadido que no están ni por un modelo regularista ni por un modelo prohibicionista sino que sueñan con un mundo en el que no sea necesario ni ejercer ni consumir prostitución. Mientras tanto, piden poner a la mujer en el centro y que se respeten sus Derechos Humanos.
MENOS DE UN 20% SON ESPAÑOLAS
Cada año, esta organización atiende a 2.200 mujeres que ejercen la prostitución de las cuales en torno a 1.000 acuden a los centros de Cáritas. De ellas, más del 80 por ciento son extranjeras. Así, aunque en los años de crisis han apreciado un "repunte" de las mujeres españolas en contexto de prostitución, su porcentaje sobre el total sigue siendo "mínimo".
Cáritas constata que "la desproporción" hacia la mujer de origen extranjero es "importante" teniendo en cuenta que la población extranjera representa un 12 por ciento del total en España. Además, observan una vuelta a la prostitución, sobre todo de mujeres colombianas, brasileñas y nigerianas, que habían dejado este ejercicio hace años pero que debido a la crisis económica han tenido que volver a las calles o clubs.
En cuanto a las causas que empujan a estas mujeres a ejercer la prostitución, Cáritas enumera la situación de pobreza, la trata con fines de explotación sexual o la exclusión. Sin embargo, tal y como puntualiza Cáritas, entrar en el círculo de la prostitución no les ayuda a salir de esa situación de exclusión sino que, por el contrario, la agudiza, porque "las aísla, margina e invisibiliza".
Precisamente, la organización denuncia que en favor de esta invisibilización existe cada vez más una tendencia a expulsar a estas mujeres a las periferias, a los polígonos, para que "no molesten". "Es una sociedad hipócrita, por un lado está debatiendo incorporar todo el negocio de la prostitución en el PIB pero por otro lado, expulsa a las mujeres a la periferia", ha remarcado Daems.
ORDENANZAS QUE REPRIMEN A LA MUJER
Por ello, exigen a los poderes públicos que garanticen los DDHH, que no busquen "únicas respuestas", como la de multar o no a los clientes, y que eliminen las "conductas intimidatorias" contra las mujeres. Según apunta Cristóbal, en España hay "mucha legislación", sobre todo, ordenanzas municipales que actúan de manera "reactiva" ante protestas vecinales y que lo que hacen, según advierte, es "reprimir y causar más sufrimiento" a la mujer.
Ante esta situación, el documento de Cáritas plantea una serie de propuestas en materia de salud, educación y sensibilización. Concretamente, sugiere: reconocer el derecho al sistema sanitario de las mujeres extranjeras que ejercen la prostitución; eliminar las conductas "persecutorias" tanto por parte de algunos organismos del Estado como de las normativas; educar a los jóvenes en valores; promover una educación afectivo-sexual "desde la comprensión integral de la sexualidad"; realizar campañas de prevención en las que se advierta del daño que provoca la prostitución; y combatir la estigmatización.
Además, propone perseguir a quienes se lucran con el negocio de la prostitución --que, según advierten desde la organización mueve tanto dinero como la venta de armas y drogas a nivel internacional--; profundizar en la capacitación de los agentes implicados, como las fuerzas y cuerpos de seguridad; y aprobar una Ley Integral contra la Trata.
De forma paralela, Cáritas seguirá trabajando en proyectos como el que lleva a cabo en Valencia bajo el nombre 'Jerejere' que trata de estrechar lazos con las mujeres que ejercen la prostitución en el puerto para ofrecerles información sanitaria, asistencia jurídica así como alternativas laborales, una misión difícil teniendo en cuenta la baja cualificación de estas mujeres y la escasa oferta laboral. A esto se suman las complicaciones para obtener el permiso de residencia, según añade la responsable del proyecto María Luz Vicent.