Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un rapero condenado por la AN por enaltecimiento del terrorismo, entre los okupas de la Universitat de Lleida

El rapero Pablo Rivadulla, conocido como Pablo Hasel y condenado por la Audiencia Nacional (AN) a dos años de prisión por enaltecimiento del terrorismo por pedir en sus canciones el asesinato de políticos, es uno de los okupas del edificio del Rectorado de la Universitat de Lleida (UdL), donde algunos ocupantes agredieron a periodistas de TV3 y del diario 'Segre' el jueves.
Hasel, que aparece en los vídeos de los medios de comunicación del momento de las agresiones encarándose a uno de los periodistas que recibió insultos y golpes, suele participar en buena parte de las ocupaciones de entidades bancarias en la ciudad.
Las fachadas de los edificios de TV3 de Lleida y Segre, medios en los que trabajan los periodistas agredidos este jueves por algunas de las personas encerradas en la UdL, han amanecido este viernes manchadas de yeso.
La UdL sostiene que buena parte de las personas que mantienen el encierro después de que se disolviera la Asamblea de Letras no están vinculados a la universidad.
El Consejo de Gobierno de la universidad, en el que participan, estudiantes, personal laboral y equipo directivo, además del rector tiene previsto reunirse este lunes.
El conflicto comenzó hace un mes, cuando un grupo de estudiantes de la Asamblea de Lletras inició protestas en las clases de la subdelegada del Gobierno, Inma Manso, para mostrar su desacuerdo con la política de la Unión Europea y de España sobre los refugiados y se intensificó en mayo, cuando el colectivo protestó por la presencia de policías y guardas de seguridad en los días en los que la política daba clase.
El 17 de mayo, tras la detención de una estudiante, los jóvenes ocuparon el despacho del rector y desde entonces al grupo se han añadido algunas personas ajenas al colectivo universitario.