Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ANCE niega la figura del 'vapeador pasivo' ya que "el vapor de agua ni contamina, ni perjudica"

La Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico (ANCE) ha rechazado que los cigarrillos electrónicos causen el mismo perjuicio a los fumadores pasivos que el tabaco, ya que "el vapor de agua ni contamina, ni perjudica" y, por tanto, niega la existencia del 'vapeador pasivo', tal y como afirma un estudio pionero del Instituto Catalán de Oncología (ICO).
El estudio, presentado en la 'Jornada Cigarrillos electrónicos: interrogantes abiertos', muestra que los no fumadores expuestos a los cigarrillos electrónicos tienen una exposición a la nicotina similar a la de los no fumadores que conviven con personas que fuman hasta siete cigarros convencionales.
Sin embargo, desde la asociación recuerdan, atendiendo a resultados de diferente estudios e informes de la comunidad científica internacional, que "el vapor del cigarrillo electrónico no representa ningún riesgo para salud de las otras personas presentes en la sala".
"Al vapear no se produce una combustión, como ocurre cuando se fuma tabaco, lo que se produce es una condensación. Y el vapor de agua ni contamina, ni perjudica al resto de personas presentes", afirman.
Asimismo, al comparar las emanaciones de un cigarrillo electrónico y de un cigarro tradicional, diversas investigaciones concluyen que el vapor del dispositivo desaparece de la atmósfera en un máximo de 11 segundos. "El humo del tabaco tarda, de media, unos 20 minutos en desaparecer por completo, es decir, 110 veces más tiempo que el vapor del cigarrillo electrónico", concluyen.