Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

APDHE exige al Gobierno cambiar la política migratoria y que adopte medidas para garantizar derechos de los refugiados

Así lo ha manifestado la organización, a través de un comunicado, después de las, a su juicio, "vergonzosas" declaraciones del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en las que centraba su discurso por el aumento de la inmigración irregular en España en la necesidad de fortalecer el control fronterizo y la criminalización del papel que las organizaciones no gubernamentales están llevando a cabo salvando vidas.
La Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE) ha exigido al Gobierno español un cambio en la política migratoria y en el trato de las personas susceptibles de protección internacional, y que cumpla con sus obligaciones internacionales, adoptando "todas las medidas necesarias" para garantizar los derechos de las personas inmigrantes y refugiadas.
Con motivo de estas declaraciones, la asociación recuerda que, según el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, es una "obligación de todos" los Estados dar protección internacional a las personas que se ven forzadas a salir de sus países por los conflictos. Sin embargo, APDHE asegura que en Ceuta y Melilla se les "deniega" el derecho al asilo.
Para la organización, es necesario el establecimiento de vías de acceso y acogida para todas aquellas personas que huyen de países en conflicto. Así, critica que las políticas migratorias que refuerzan el cierre de fronteras, "obligan" a buscar nuevas rutas "más peligrosas y mortales", vulnerando el derecho a la vida de estas personas.
Además, destaca que es obligación de los estados dar protección y garantizar los Derechos Humanos de las personas inmigrantes y refugiadas, y no de las ONG.
Por ello, señala que es "inadmisible" que organizaciones de la sociedad civil intervengan asistiendo a inmigrantes y refugiados, para ser luego "estigmatizadas" por las instituciones, "bajo la excusa" de que generan un "efecto llamada" y promueven la inmigración "irregular".