Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

APDHE reclama a los partidos que apoyen la justicia universal y lamenta que PSOE no excluya la exigencia territorial

En un comunicado, la asociación ha criticado que ninguno de los cuatros grandes partidos --PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos-- contemple en sus programas electorales la aplicación en España de una "justicia universal pura, de acuerdo con los estándares de Derecho Internacional".
La Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE) ha reclamado a las cuatro formaciones políticas mayoritarios su apoyo a la justicia universal en sus programas electorales y ha lamentado el caso concreto del PSOE, que aunque ha anunciado su intención de derogar la reforma del PP en esta materia, no excluye la exigencia de cualquier requisito de territorialidad y nacionalidad.
En el caso concreto del PSOE, la APDHE se felicita de que haya incluido en el documento presentado de cara a la negociación de investidura la derogación de la reforma del PP en esta materia, pero lo ha considerado "insuficiente" y ha lamentado que no se excluya la exigencia de cualquier requisito de territorialidad y nacionalidad.
En este documento, los socialistas se comprometen a revocar la reforma del PP en materia de Jurisdicción Universal "para que España pueda ser otra vez referente en la lucha contra la impunidad y la defensa de los Derechos Humanos y para defender a nuestros ciudadanos y ciudadanas víctimas de una infracción fuera de nuestras fronteras".
"Para garantizar el pleno ejercicio de la justicia universal", ha defendido la APDHE, "no sólo es necesario revocar la última reforma legal, sino que debe aprobarse una nueva modificación legislativa en la que se garantice que el único criterio para su aplicación sea la gravedad del delito, sin exigirse requisitos adicionales que desnaturalizan su esencia y promueven la impunidad de los crímenes internacionales más execrables".
Por ello, ha reclamado impulsar una modificación legislativa en la que se excluya la exigencia de cualquier requisito de territorialidad y nacionalidad como puntos de conexión para ejercer la jurisdicción universal.
"La justicia es un valor primario y un fin último a la hora de ponderarlo con otros intereses", ha argumentado para reclamar que los partidos políticos impulsen las reformas legislativas necesarias "para que la justicia universal sea un mecanismo eficaz que garantice el derecho a la tutela judicial efectiva de víctimas de graves crímenes internacionales".