Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ASCO propone aumentar la vacunación frente al VPH para reducir los casos de cáncer de cérvix

La Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, en sus siglas en inglés) ha defendido la necesidad de aumentar las coberturas de vacunación frente al virus del papiloma humano (VPH) con la intención de reducir la carga de enfermedad generada por los tumores asociados, como el de cuello de útero.
Siguiendo las recomendaciones de otros organismos como los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés) o la Organización Mundial de la Salud (OMS), hace también hincapié en que las vacunas profilácticas frente al VPH deben ser administradas de manera eficaz y amplia, y pide desarrollar estrategias nacionales para aumentar las actuales coberturas.
Aunque en España la vacuna está incluida en el calendario de vacunación en niñas de 12 a 14 años con una cobertura de un 73 por ciento, en otros países como Estados Unidos sólo se vacunan casi el 40 por ciento de las jóvenes de entre 13 y 17 años y un 21,6 por ciento de los niños de la misma edad.
Ante estos datos, y con el objetivo de conseguir un incremento de las coberturas, destaca la necesidad de favorecer la educación y la concienciación entre los profesionales sanitarios, políticos, pacientes y ciudadanos; promover el acceso y los incentivos para la vacunación de forma sistemática; fomentar la investigación, y mejorar las funciones de los profesionales de la oncología en la vacunación frente al VPH.
Una de las razones de la actual baja cobertura podría ser que, al tratarse de una enfermedad de transmisión sexual, muchos padres no están concienciados en cuanto a la protección de sus hijos frente este tipo de virus, según Maurie Markman, del Centro de Tratamiento de Cáncer de Philadelphia (Estados Unidos).
Al igual que con el resto de vacunas, el Comité Asesor de Seguridad de las Vacunas de la Organización Mundial de la Salud (GACVS) revisa y supervisa periódicamente la seguridad de la vacuna frente al VPH desde que se autorizó su comercialización en 2006. La última revisión se llevó a cabo en diciembre de 2015 y concluyó que mantiene un perfil de seguridad favorable.