Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AUGC asegura que el hombre que murió en el cuartel de Archena (Murcia) no fue agredido y sufrió fallo cardiaco

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha asegurado este viernes que el hombre que murió en el cuartel de Archena (Murcia) sufrió un fallo cardiaco y que no fue agredido. Responden así a los familiares que dudan de la profesionalidad de los agentes y recalcan que la investigación de la Policía Judicial y la autopsia certifican que su muerte se produjo un fallo cardiaco agudo.
Señalan también que las propias declaraciones de los familiares afirman que tenía antecedentes médicos, "que llegó alterado al acuartelamiento, que agredió con un puñetazo a un guardia civil y que fue reducido por los agentes".
Por ello, matizan que "en ningún momento Juan José fue agredido, es más se le trató de calmar continuamente atendiendo a su estado alterado y a su edad". Para la AUGC los agentes actuaron "con diligencia y profesionalidad". Avisaron a una ambulancia porque a la esposa del fallecido por un síncope y acto seguido a una ambulancia porque Juan José "presentaba un fallo cardiaco, del cual se le intentó reanimar, siendo el desenlace inmediato en apenas dos minutos".
Muestran su "apoyo incondicional" a los agentes y lamentan el fallecimiento de una persona en las dependencias de la Guardia Civil en Archena. Asimismo, trasladan su "más sincero pésame a su esposa, hijos y familiares. Desde luego los familiares y vecinos lo califican como un buen hombre y nosotros estamos seguros que es así.
Dicho esto, rechazan "rotundamente las declaraciones realizadas por los familiares a los medios de comunicación, somos conscientes que en estos momentos de dolor es cuando más se manifiesta el sentimiento de rabia, pero no podemos permitir que se pretenda inculpar judicialmente a nuestros compañeros, ni hacer dudar de su honor y profesionalidad".